Feeds:
Entradas
Comentarios

En algún lugar del régimen, sobre el perímetro que condensa las atribuciones del poder, existe una atmósfera repelente que excluye cualquier atisbo de la realidad; por eso, dentro de la burbuja presidencial, los motivos más contundentes en la toma de decisiones, son la comunión de intereses y el apoyo incondicional…

 

            Los adjetivos que califican y describen a un régimen suelen asignarse en función de las acciones gubernamentales emprendidas, de sus resultados y de los ajustes y reacciones correctivas. En esa lógica, la actuación de Felipe Calderón como mandatario podría describirse como la institucionalización de un compacto círculo de amistades incondicionales, como la oficialización de la impunidad.

 

            A cien días del Acuerdo Nacional para la Seguridad, el único resultado obvio es la desesperanza generalmente compartida: los reclamos públicos de Fernando Martí, Nelson Vargas e Isabel Miranda de Wallace, son la ínfima proporción de todos los secuestros que se cometen en el país; los tres padres de familia, como valerosos denunciantes, conforman un porcentaje microscópico de todos los ciudadanos afectados y  las familias ultrajadas por el secuestro.

 

            Existen más de mil familias en el quebranto moral por las aborrecibles consecuencias del secuestro, pero esa inmensa mayoría no dispone de los recursos para  denunciar públicamente la negligencia de las autoridades. Y aún peor, los tres niveles de gobierno aluden a la denuncia ciudadana como el mecanismo para reducir la criminalidad, pero evaden la cifra negra, ese doloroso porcentaje de los casos no denunciados por la desconfianza en las corporaciones policiacas.

 

            Entre los resultados presentados por el gobierno federal, sobresalen las detenciones de líderes de los cárteles del narcotráfico, desviando deliberadamente la atención hacia esta manifestación de la criminalidad, a la que se han adjudicado todas las culpas y el móvil de todos los delitos.

 

            Pero el índice oficial de la eficiencia en la lucha contra la delincuencia excluye las evidencias de corrupción que involucran a los colaboradores de Felipe Calderón, amigos e incondicionales, como Juan Camilo Mouriño, el fallecido Secretario de Gobernación, y Genaro García Luna, actual Secretario de Seguridad Pública.

 

            Fernando Martí fue contundente cuando lanzó el dilema: o cumplen o renuncian; Nelson Vargas exhibió la podredumbre en las instancias encargadas de la investigación de los delitos; Isabel Miranda de Wallace indicó que “México Unido Contra la Delincuencia” -organismo infiltrado y cooptado por el propio Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública-  monopoliza la información sobre los casos de inseguridad en el país.

 

            Las denuncias, ciudadanas y públicas, terminarán en el cajón de los olvidos, como las cartas de Javier Herrera Valles, ex comisionado de la Policía Federal Preventiva que señaló las anomalías en la Secretaría de Seguridad Pública, ahora sujeto a arraigo.

 

            Es evidente que el criterio rector en el calderonismo es el apoyo incondicional a los incondicionales y que la impunidad es el único adjetivo para describir lo indescriptible; es obvia la existencia de esa atmósfera que repele y excluye cualquier atisbo de la realidad, porque en esa burbuja presidencial, la justicia y la paz social se postergan por  la comunión de intereses y el apoyo incondicional…    

 

.

Anuncios

En algún lugar de la desventura, cuando se percibe una esperanza en el porvenir, justamente en el horizonte de las expectativas, las palabras deben despojarse  de los artificios y los significados deben desnudarse; sólo entonces, el discurso público proyectará la realidad y se extenderá desde el callado suplicio cotidiano hasta la justicia social, desde la marginación hasta la igualdad…

 

Las albricias del triunfo electoral de Barak Obama provocaron el júbilo multitudinario porque llevaban implícito un mensaje de esperanza y reivindicación a las minorías y a los grupos marginados. En todos los rincones de la desventura se anunció el primer gran retroceso de la discriminación y del racismo en el bastión de la xenofobia.

 

El próximo presidente de Norteamérica es la manifestación tangible del sueño americano, la encarnación del anhelo de miles de migrantes que buscan un porvenir mejor en ese país. Sin embargo, todos los asuntos relacionados con las fronteras y los trabajadores migratorios fueron excluidos de los debates y de los discursos durante el proselitismo. 

 

La tendencia de Obama como candidato inició como una respuesta a los reclamos de los familiares de los soldados en Irak,  prometiendo un cambio a los grupos vulnerables, a las minorías marginadas y al sector flagelado por el desempleo y la crisis  hipotecaria. Pero gradualmente, las propuestas se suavizaron conforme la candidatura adquiría fuerza, fondos y simpatizantes. Por eso ahora, ante el umbral del imperio, es imprescindible que Obama incluya en su discurso y en su agenda la reivindicación de la estirpe que lo llevó a la cima del poder.

 

El voto y la simpatía del sector hispano fueron determinantes en el resultado de los comicios del 4 de noviembre: he ahí la razón y la fuerza del proyecto de una reforma migratoria integral que presentará a Obama la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero, cuya propuesta no consiste en la regularización de los ilegales en Estados Unidos, sino en institucionalizar la migración, y eliminar la persecución y la criminalización de los trabajadores migrantes.

 

Este mensaje llegó a Mexicali con la visita de  Alan A. Benjamin, coordinador de The Organizer, periódico afín al Acuerdo Internacional de los Trabajadores y los Pueblos (AITP), y Al Rojas, representante del Frente de Mexicanos en el Exterior, quienes participaron en la Segunda Conferencia Binacional “Globalización Migración/Inmigración” en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), y asistieron a una Mesa de Redacción en el periódico la Crónica de BC.

 

Como representantes de los trabajadores extranjeros en Norteamérica expusieron que aún predominan la explotación y la discriminación, el racismo y el abuso,  el incumplimiento de las prestaciones elementales, y que estas circunstancias se extienden a los convenios conocidos como “Programa de Trabajadores Huéspedes”.

 

Explicaron que el deterioro de las condiciones de trabajo, incluso el fallecimiento durante las jornadas en el campo, son algunas de las consecuencias del pacto entre la Unión de Trabajadores del Campo (United Farm Workers),  el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y los empresarios del sector agrícola. Los llamados “agribusiness” actualizan las aberraciones de la explotación que se creían superadas.

 

Indicaron que la respuesta del gobierno estadounidense a las movilizaciones multitudinarias del 2006 fue una represión feroz contra los migrantes: redadas, ordenanzas y operativos policiacos fueron implementados para la expulsión masiva de  indocumentados.

 

Por eso ahora, ante Obama, como la figura que concentra las esperanzas de las minorías, esperan que la realidad surja en las líneas del discurso político, que las palabras se despojen de la máscara que oculta el padecimiento de miles de trabajadores desprotegidos, y que los títulos de las reformas y programas designen su verdadera dimensión.

 

Porque en el discurso político las palabras adquieren una cualidad turbia y perversa para encubrir la realidad; por eso,  se aprueban leyes y se implementan programas cuyo objetivo es el antónimo del título; y cuando se dice “apoyo” se promociona la “indefensión”, con el sustantivo “huésped” se ocultan mil y un abusos, por la palabra “amnistía” debe entenderse “persecución”, y bajo el ideal genérico de los “derechos” yacen las aberraciones de la explotación.  

 

Pero las palabras se clarifican en un entorno solidario, se purifican con la velocidad de la empatía y se engrandecen por la coincidencia. Y así,  en el entorno virtual se configura la multitud que el próximo 21 de enero marchará desde todos los rincones de la desventura para exigir un discurso acorde con la realidad, una cita en la agenda presidencial, un rubro en la legislación y un espacio digno en una sociedad que se ha enriquecido explotando a quienes desprecia.

 

En las palabras de Al Rojas, sobresale la necesidad de eliminar las etiquetas despectivas, los estigmas insultantes y los peyorativos, porque la fuerza de trabajo que ha soportado el peso de la economía estadounidense no está formada por hispanos o mexicanos, ni por latinos o sudacas, ni por ilegales o braceros, ni por indocumentados o migrantes: está formada por seres humanos dispuestos a trabajar para ganar dignamente el sustento.

 

La presidencia de Obama representa la realización inusitada de una ficción y es una oportunidad por mucho tiempo esperada; por primera vez, residirá en la Casa Blanca un heredero de la porción de la humanidad históricamente más ultrajada y despreciada, y es ahí, justamente en el horizonte de las expectativas, donde las palabras deben despojarse  de los artificios y los significados deben desnudarse; sólo entonces, el discurso público proyectará la realidad y se extenderá desde el callado suplicio cotidiano hasta la justicia social, desde la marginación hasta la igualdad…

Alquimia social

En algún lugar metódico, donde el rigor científico pondera todos los fenómenos,  entre los porcentajes y las estadísticas existe una excepción incuantificable; el albedrío es ese prisma indefinible que esquiva todas las fórmulas, y es por eso, que aún no existe un mapa de los recovecos de la condición humana…

 

            Los comicios electorales del 4 de noviembre serán la ocasión perfecta para cuantificar lo imponderable. La elección presidencial en Norteamérica no sólo confronta los proyectos de los partidos políticos y la personalidad de los candidatos,  éste ejercicio democrático involucra actitudes del electorado que permanecieron en el sótano del inconsciente colectivo debidamente custodiadas por un ejército de prejuicios.

 

            El predominio del racismo y la supremacía blanca, la extensión de la ignorancia  y la magnitud del conservadurismo a ultranza, han eludido cualquier medición hasta este momento. En una inmensa espiral de silencios, los encuestados ocultaron su verdadera intención de voto; plenamente conscientes de los valores políticamente correctos, los  racistas y ultraconservadores ocultaron el sentido de su voto.

 

            El contraste entre Barak Obama y John McCain trasciende las cuestiones raciales: los comicios electorales definirán la idiosincrasia predominante, el color del inconsciente colectivo. Los norteamericanos también deberán decidir respecto al aborto y la legitimidad de la unión civil entre homosexuales; también definirán las atribuciones de su gobierno y las prioridades de la administración pública. Los matices históricos surgen porque esta elección se materializará el criterio de los estadounidenses en el contexto de una hegemonía decadente.

 

            Estas elecciones se realizarán en medio de la peor crisis económica en la historia norteamericana, cuando se han confrontado dos discursos completamente opuestos y dos personalidades recíprocamente excluyentes: mientras Barak Obama propone la ruptura de paradigmas para reorientar el rumbo de las políticas públicas, John McCain encarna al patriotismo exacerbado y defiende las prioridades de la economía bélica y el dogma del expansionismo.  

 

            Los pronósticos son reservados, porque el comportamiento del electorado norteamericano ha sido impredecible, dando lugar a resultados inverosímiles, como el segundo periodo presidencial de George W. Bush. Además del esquivo factor racial en las encuestas, existe un patrón persistente de fraude electoral, perfectamente implementado y culturalmente asimilado en varias regiones del país. En estas circunstancias, la jornada electoral no solo determinará al presidente y la composición del Congreso, también se evaluará la eficiencia de todo el aparato democrático.

 

El resultado del sufragio popular cuantificará la influencia de los sectores sociales en el porvenir nacional; se consolidará la presencia del sector hispano, o se manifestará públicamente el fervor de los grupos racistas y xenófobos, o se actualizan los perjuicios arcaicos y obsoletos.     Independientemente de quien resulte vencedor, el proceso electoral determinará la composición exacta del pensamiento del pueblo norteamericano.

 

Por  todo eso, el martes será una oportunidad  extraordinaria para la alquimia social: por esta única ocasión, será posible capturar en un matraz el calor de la esperanza, evaporarlo y condesarlo bajo la frialdad de las cifras; en una molécula suspendida se identificarán los enlaces afectivos y las partículas de solidaridad que flotan en el aliento de las minorías; se obtendrá el suero de la identidad y se harán todas las combinaciones posibles; y tal vez, los alquimistas definirán el prisma del albedrío que ha esquivado todas las fórmulas, y  trazarán el primer esbozo de los recovecos de la condición humana…

Índice de perversidad

En algún lugar de la incertidumbre, deambulan versiones de la realidad que carecen de credibilidad y pululan amenazas etéreas e insospechadas, y es por eso, que en el clima de la crisis se desvanecen paulatinamente las posibilidades y las oportunidades se marchitan antes de florecer…

 

            La crisis financiera y la recesión de 1929 son los episodios más escabrosos en la historia moderno, y los fantasmas más siniestros en el mundo capitalista, es por eso que la simple enunciación de esos espectros produce ansiedad y pánico. Pero la debacle económica de un sistema erigido sobre los caprichos del mercado dejó de ser una remota posibilidad, abandonó el ámbito de las elucubraciones, hizo acto de presencia, y todo parece indicar que llegó para quedarse por un buen rato.

 

            El mercado, como punto de convergencia y engrane maestro donde confluyen todos los intereses, es una de tantas invenciones de los seres humanos; pero además, en el duopolio intangible del Debe y el Haber, se agudizan y se magnifican las repercusiones de las intenciones. Un rumor infundado es capaz de disparar el índice de precios y cotizaciones.

 

            El mercado está irremediablemente sujeto a las fluctuaciones de la oferta y la demanda, es altamente vulnerable y su comportamiento depende de la veracidad de la información, de la credibilidad de los participantes, de la certeza de los contratos, del rumbo de las decisiones. Todos estos factores son tan efímeros e insustanciales como el aliento de dragón embotellado al alto vacío, porque la ubicuidad es el ámbito del mercado global y la subjetividad su quintaesencia.

           

            Pero si la naturaleza del mercado es etérea y volátil, sus estragos son definitivamente concretos, mundanalmente típicos, cuantitativamente observables, porque los desequilibrios en las teorías financieras siempre se traducen en abruptos desajustes en la vida práctica.

 

Cuando el mercado entra en crisis  se produce una reacción en cadena, implotan  argumentos, teorías, supuestos, modelos. Deambulan  explicaciones inútiles, diatribas y peroratas enardecidas, que nada remedian, porque el principal factor de riesgo en el mercado global se sustenta en una inequidad colosal: una élite decide el rumbo del mercado, que incide en la calidad de vida del resto del mundo.

 

El factor se agudiza cuando se aplica a los millones de personas que viven en condiciones de pobreza, sea cual fuere el rango o su clasificación. Y si además se ponderan el perjuicio y el quebranto causados a la multitudinaria clase trabajadora por operaciones ultra-mega-hiper-millonarias, y se multiplican por el rango de legalidad de transacciones  inmorales, la resultante será el indicador de un modelo carente de ética y sensibilidad social, excedido de avaricia, paupérrimo en humanidad.

 

Vgrs: la  práctica de la especulación de capitales, productos derivados y  títulos, actividad perversa por naturaleza, es una evidencia de la ubicuidad en que opera el mercado. Sólo en la virtualidad de los valores financieros es posible justificar la legalidad de un acto premeditado, deliberado, alevoso, ventajoso, cuyas consecuencias lesionan a una gran mayoría de incautos. La licitud de los delitos financieros surge por su omisión en las leyes, y la única sanción posible se produce en el territorio de la moralidad.

 

Y ni siquiera eso;  los responsables de la especulación de la moneda en México están debidamente protegidos por el blindaje legaloide del régimen calderonista. Alegando que la especulación no es un delito, esgrimen la responsabilidad en el quebranto económico de millones de mexicanos.  Ahí se comprueba el índice de la perversidad del modelo económico vigente.

 

 ¿Yo?… Se me ocurre que, tal vez, desde el satélite de la metaficción, este capítulo de la vida sobre el planeta Tierra  podría describirse en una alegoría posmoderna de aliento exacerbado. Pero ahora y aquí, en el mundo del lucro, lo ético se opone a lo financiero, lo moral a lo legal, y en estas contradicciones surge una densa incertidumbre que acentúa la jodidez como estrato generalizado y globalizante;  en la virtualidad del mercado global, el dinero  carece de forma, sustancia y color, porque todo es efímero, excepto la angustia causada por la evaporación del porvenir; las decisiones son un privilegio de la élite y las repercusiones la responsabilidad de todos, nadie sabe nada, pero todos se preparan para enfrentar un futuro incierto, deambulan versiones de la realidad que carecen de credibilidad y pululan amenazas etéreas e insospechadas, y por todo eso, en el clima de la crisis se desvanecen paulatinamente las posibilidades y las oportunidades se marchitan antes de florecer…

 

Epidemia global

            

           

             En algún lugar de la globalidad, entre las barras intangibles de códigos binarios, deambulan los espectros de una ideología compulsiva; los estragos de un dogma insulso se materializan en la angustia cotidiana, y las secuelas de los fatuos excesos perturban el porvenir…

 

            La crisis financiera en EUA  amenaza propagarse a todas las economías del mundo con la velocidad de un virus mutante y corrosivo; pero la pandemia global en el reino del mercado también es la consecuencia de una peste vaporosa que infectó la sensatez y distorsionó los valores éticos. La propagación fue incontenible porque el virus pulula en un entorno donde predomina la falacia y circula vertiginosamente a través de imágenes.

 

            En pocos días se materializaron las críticas que se desestimaron en su momento, y ahora, las economías padecen los excesos de la fluidez irrestricta de las leyes del mercado. Pero la debacle del liberalismo globalizado apenas inicia porque la crisis virtual del sector financiero e inmobiliario se ha trasladado al entorno de la economía real. 

 

            El virus que catalizó esta peste globalizada se incubó en el modelo económico estadounidense, sustentado únicamente en volúmenes exorbitantes de producción y en el consumo exacerbado, y las secuelas irreversibles fueron el endeudamiento desmesurado y la insolvencia generalizada.  La salud en las finanzas públicas y privadas se dificulta porque las mutaciones de los mercados superaron la evolución de las leyes que alguna vez intentaron regularlos.

 

 Una recesión aguda en el 2009 es el barrunto generalizado y la evidencia del paroxismo en el reino del mercado es la cauta divulgación de un mensaje contrario al dogma predominante, y ahora ante la crisis se aconseja no adquirir lo superfluo, no comprar lo innecesario, no sucumbir en la fiebre de las compras compulsivas. La crisis del modelo de mercado se ha manifestado en el  desmoronamiento de la idiosincrasia del consumo, y en el mundo concreto y cotidiano ya pocas cosas cuestan realmente lo que valen.

 

            Pero la decadencia del paradigma instituido por la ética del lucro implica un quebranto más profundo que la insolvencia económica; implica un abrupto reajuste en los estereotipos vigentes, y la erradicación de: compulsiones y adicciones, de un estilo de vida y de una forma de percibir el mundo.

 

            La actitud propagada entre los habitantes de la aldea global entronizó al mercado como única constante universal, y la alienación al modelo se lograba a través del consumo como el eje de la actividad económica y como el criterio para definir el éxito en el entorno social. La tecnología es la quimera posmoderna que invadió todas las manifestaciones de la conciencia humana y es el eslabón que encadenó a los consumidores y los sometió al corporativismo mercantil.

 

            Aún en el umbral de la crisis, los modelos de excelencia en el reino del mercado sugerían una vida enfocada al consumo como placer; la prosperidad equivalía a la acumulación de propiedades y el éxito implicaba ostentación.

 

Por las características del entorno, surgió un padecimiento crónico y agudo entre los súbditos del reino del mercado: el síndrome de la globalidad, que se adquiere por la adicción al trabajo, a través del manejo institucional del stress, por contagio de la neurosis colectiva y por la dispersión masiva  de la ansiedad ante una eminente pérdida del empleo. El síndrome se agudiza cuando se asimila la consigna de que es sano vivir con cierto nivel de tensión y que la única realización personal surge por la eficiencia operacional.

 

La manifestación más frecuente del síndrome es la angustia, socialmente compartida, de vivir en la cartera vencida del Buró de Crédito; las deudas contraídas provocan un estrés de alta intensidad, y ante la imposibilidad de pagar una deuda que crece diariamente y por las amenazas de embargo, aparece un círculo vicioso que inicia con el insomnio, lo que provoca crisis nerviosas, que derivan en una depresión, que alimenta a un monstruo invisible que devora la tranquilidad.

 

Ahora, el orden global se transforma minuto a minuto, la idiosincrasia mercantilista se desvanece por la crisis financiera, y la decadencia de los paradigmas de la globalización liberal agrava la atribulada salud mental de los consumidores cautivos del mercado. El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, declaró que “los riesgos que amenazan al entorno económico global son los más graves y difíciles de la memoria reciente”.

           

La amenaza se cierne sobre todos, porque las grandes rupturas se han producido cuando los dogmas intangibles no resisten el rigor de la realidad concreta; los grandes relatos han sucumbido al ras de la tierra por las contradicciones de la condición humana. Hoy por hoy, cuando el reino del mercado se reconfigura, ante la decadencia de una ideología hueca y compulsiva, para combatir la plaga del crédito que asola regiones enteras, el único remedio sensato consiste en invertir las prioridades y otorgar un justo valor al patrimonio  intangible, en conservar intacto el legado íntimo, imposible de cuantificar, y de embargar.

 

El único alivio para los estertores financieros consiste en generalizar la confianza, pero la agonía del estereotipo global debería preceder a una nueva actitud; será necesario reubicar al individuo en el centro de la percepción social, recuperar la felicidad como un derecho inalienable y ejercer en forma masiva la templanza, la compasión  y empatía para resarcir…  los estragos del dogma insulso materializado en la angustia cotidiana, y para cauterizar las secuelas de los fatuos excesos que perturbaron el porvenir…

Laura M. López Murillo

Vicios ocultos

“No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte

 es la única opción que te queda.”

Bob Marley

 

En algún lugar vulnerable, cuando los ecos de la desgracia se atenúan, decrece el caudal del auxilio, pero emergen las razones de la resiliencia para afrontar la indefensión, ajustar el rumbo y proseguir…

 

El sismo del reciente 19 de septiembre provocó comparaciones, inevitables pero trepidantes, con las reacciones y eventos registrados en el sismo del 19 de septiembre de 1985. Salieron a relucir: la normatividad y las medidas de seguridad que no se aplican, las reacciones de los mandatarios y las autoridades, las culpas encubiertas y los vicios ocultos, los planes para la reconstrucción y los programas oficiales de apoyo a los damnificados.

 

La comparación arroja también similitudes: unas admirables como la reacción de la ciudadanía y otras insufribles como la extenuante cobertura mediática en los momentos de desconcierto que declina paulatinamente cuando la emergencia se instala como una más de las vulnerabilidades cotidianas. Pero una de las lecciones no aprendidas del sismo de 1985 es la perniciosa definitividad de las soluciones temporales que suelen archivarse en el legajo perdido del olvido oficial.

 

En un expediente deteriorado por el tiempo se encuentran los campamentos “temporales” que se convirtieron en la vivienda permanente de los damnificados del sismo de ¡1985!  Conocido como Corredor 13, el campamento aloja a más de 150 familias que perdieron su vivienda en el sismo, reclamo que hasta la fecha no ha sido atendido. Se trata de un hacinamiento con 280 “casas” construidas láminas de metal y asbesto sostenidas con polines de madera apolillada con una superficie de 18 metros cuadrados que aún albergan a familias hasta de siete integrantes, en promedio.

 

Sería el escenario perfecto para cualquier distopía urbana: el Corredor 13 se ubica en la delegación (ahora Municipio) Gustavo A. Madero, en un predio propiedad del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, en la colonia Lindavista. El Corredor se divide en módulos divididos por callejuelas que configuran un verdadero laberinto con patios y lavaderos comunitarios y desde hace cuatro años las autoridades contemplan la desaparición del asentamiento para destinar el terreno a la construcción de áreas verdes.

 

La urgencia de reubicar a las familias que habitan en el Corredor 13 permaneció en el olvido institucional: en el 2013 se extendió un oficio en Protección Civil en la Ciudad de México, advirtiendo sobre la mala calidad de las edificaciones, la falta de iluminación y ventilación deficiente con la recomendación para que los habitantes tramitaran su integrarse al censo de familias en riesgo en el Instituto de Vivienda. Después de 32 años, un incendio y algunas mudanzas, la vulnerabilidad de los damnificados del ´85 emergió como una urgencia desatendida gracias a los caprichos de la naturaleza y a la sacudida telúrica que, una vez más, señaló con índice de fuego las complicidades y los vicios de la administración pública.

 

La experiencia del sismo de 1985 debe alertarnos para mantener el interés y la atención en las labores de reconstrucción que están por iniciar; es menester que la ciudadanía exija la transparencia en la asignación de las obras y el destino de los recursos, que eluda las distracciones mediáticas que paulatinamente postergarán los estragos del sismo, vigilando que las soluciones beneficien únicamente a los damnificados y no a los culpables de los derrumbes. El esfuerzo ya está en marcha y una de las primeras opciones es la plataforma cívica para reconstrucción social con integridad #EPICENTRO.

Ojalá surjan más mecanismos para articular el interés de los ciudadanos y mantener la vigencia de la solidaridad con los damnificados en la reconstrucción de un espacio vital que les permita abandonar dignamente la indefensión, ajustar el rumbo y proseguir…

 

Fuentes

 

Ahedo, Andrea. (2017). Viven en campamento tras sismo… de 1985. Recuperado el 15 de octubre del 2017, de http://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/viven-en-campamento-tras-sismo-de-1985

Dávila, Patricia. (2017). Sismo 19-S: la reconstrucción beneficia a los responsables del desastre. Recuperado el 15 de octubre del 2017, de http://www.proceso.com.mx/506620/sismo-19-s-la-reconstruccion-beneficia-a-los-responsables-del-desastre

EFE. (2017). Reconstrucción en Oaxaca, labor de gran magnitud: Rosario Robles. Recuperado el 15 de octubre del 2017, de http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/09/10/1187499

Mexicanos Primero. (2017). #Epicentro/Plataforma cívica para reconstrucción social con integridad. Recuperado el 15 de octubre del 2017, de http://www.mexicanosprimero.org/index.php/central-de-prensa/boletines/5553-epicentro-plataforma-civica-para-reconstruccion-social-con-integridad

Rodea, Felipe. (2017). Damnificados por sismo sobreviven en campamentos “provisionales”. Recuperado el 15 de octubre del 2017, de  http://www.elfinanciero.com.mx/sismo-1985/damnificados-por-sismo-sobreviven-en-campamentos-provisionales.html

 

 

 

 

 

 


            En algún lugar frágil, los caprichosos deslices del relieve derrumbaron afanes, destrozaron el fruto de los esfuerzos y exhibieron la magnitud de los vicios…

 

            El sismo del 19 de septiembre, como todas las inclemencias naturales, es una dolorosa lección sobre los devastadores efectos de la magnitud, en todas sus manifestaciones.

 

            Muchas edificaciones se mantienen en pie de milagro y muchas irán cayendo poco a poco demostrando la escasa o nula aplicación de las normas de construcción vigentes; desde las grandes constructoras, que desatienden las recomendaciones de los expertos, hasta los propietarios con nociones de albañilería que consideran innecesarios los cálculos de un estructurista para levantar su casa. Los estudios y análisis de los suelos, el reglamento para el desarrollo urbano son poco menos que letra muerta porque al momento de construir predominan la inmediatez y el ahorro; en la larga lista de ahorros malentendidos figuran los proyectos elaborados por profesionistas, los dictámenes estructuralistas, las licencias y permisos para la construcción, la calidad de los materiales, las inspecciones de obra, etc. Los destrozos provocados por el sismo reflejan la magnitud de las corruptelas en torno a la edificación y funcionamiento de hogares y negocios.

 

            Además, la cuantificación de los daños reveló que la magnitud del Fondo para la prevención y atención de catástrofes equivale al gasto erogado en la publicidad institucional durante el mandato de Enrique Peña Nieto. También es cuestión de magnitudes: la importancia atribuida a la imagen pública explica que en un desplante de austeridad lo que se redujo a la mitad fue el Fondo para desastres. La presencia de Peña Nieto en los medios y la cobertura de sus visitas a las zonas devastadas exhiben la cuantía de ese gasto.

 

            Y hablando del erario, salieron al descubierto la magnitud del financiamiento a los partidos políticos, el gigantesco gasto que implica el sostenimiento de los legisladores, las   escandalosas pensiones vitalicias a los ex presidentes, magnitudes ofensivas para una población en desgracia que espera un magro apoyo gubernamental para reconstruir su vida. La magnitud del dispendio en el gasto público revela la urgente necesidad de una reingeniería presupuestal pero además, implica una transformación en la actitud de la clase política: ya es insufrible perpetuar el afán de enriquecerse con las prerrogativas oficiales, con los recovecos de las prestaciones o los rubros desconocidos de la cuenta pública. Es menester iniciar la reforma del estado, deliberadamente omitida; sé muy bien que es una faena de magnitudes descomunales pero la magnitud de la reacción solidaria de los mexicanos la supera con creces.

 

            Otra magnitud ponderable después del sismo es la inminencia del próximo desastre. La inclemencia de las fuerzas del planeta tiende a intensificarse por los efectos del calentamiento global. Una vez superada la emergencia, debemos reconstruir con miras a un futuro incierto y amenazante, no olvidar la lección dolorosamente aprendida, emprender la reconstrucción material y cimentar una nueva actitud social. La magnitud de la generosidad de los mexicanos demuestra la cuantía desorbitante de su empatía, juntos, todos los mexicanos, podremos levantarnos con el fruto de los esfuerzos por encima de la magnitud de los vicios…  

 

Fuentes

 

Ahmed, Azam; Franco, Marina y Fountain, Henry. (2017). El terremoto revela falta de rigor en la aplicación de normas de construcción en Ciudad de México. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://www.nytimes.com/es/2017/09/25/ciudad-de-mexico-sismo-terremoto-codigos-construccion/?em_pos=large&emc=edit_bn_20170925&nl=boletin&nlid=78078407&ref=headline&te=1&test=b

Delgado, Álvaro. (2017). Tanta sociedad para tan poco gobierno e IP. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/23/mexico/1506124012_999764.html

Franco, Marina y Semple, Kirk. (2017). La incertidumbre crece entre los mexicanos damnificados por el sismo. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://www.nytimes.com/es/2017/09/28/damnificados-mexico-terremoto-incertidumbre/?em_pos=large&emc=edit_bn_20170928&nl=boletin&nlid=78078407&ref=headline&te=1&test=b

García, Jacobo. (2017). En el peor año de México, menos dinero para desastres naturales y más para publicidad oficial. Recuperado el 30 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/29/mexico/1506718915_090466.html

http://www.milenio.com/tendencias/bershka-ciudad_de_mexico-vitrinas-escombros-temblor_19_septiembre-milenio-noticias_0_1038496311.html

Milenio. (2017). Critican a Berska por decoración con escombros. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de

Monge, Emiliano. (2017). No oyes ladrar los perros. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/23/mexico/1506124012_999764.html

Navalón, Antonio. (2017). El segundo terremoto. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/27/america/1506464374_187490.html

Navalón, Antonio. (2017). El sismo social en México. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/elpais/2017/09/27/videos/1506543026_398559.html

Puig, Carlos. (2017). El sismo que viene/ I. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/sismo-cdmx-revista_nexos-cinna_lomnitz-zona_3-unam-investigacion-construccion_18_1037476277.html

Puig, Carlos. (2017). El sismo que viene/ II. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/sismo-reconstruccion-fonden-cdmx_18_1038076220.html

Puig, Carlos. (2017). El sismo que viene/ III (lo dice la UNAM). Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/sismo_que_viene-parte_tres-unam-prevencion-proximo_terremoto-milenio_18_1038676134.html

Puig, Carlos. (2017). El sismo que viene/ IV (nosotros). Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de http://www.milenio.com/firmas/carlos_puig/sismo_que_viene-cuatro-voluntarios-organizacion-leyes-normas-reglamentos-milenio_18_1039276098.html

Sanmartín, Aleix. (2017). Sacudidas en México. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/27/america/1506464374_187490.html

Semple, Kirk. (2017). En San Francisco Xochiteopan ‘no queda nada’ después del terremoto. Recuperado el 29 de septiembre del 2017, de https://www.nytimes.com/es/2017/09/26/puebla-terremoto-mexico-san-francisco-xochiteopan/?em_pos=large&emc=edit_bn_20170926&nl=boletin&nlid=78078407&ref=headline&te=1&test=b

 

 

 

 

Se imaginan ustedes, si tenemos derecho a soñar, especialmente en la desgracia: ¿a dónde podría llegar este pueblo con buenos gobiernos y buena dirección?

Antonio Navalón

 

            En algún lugar catastrófico, abatido por la inclemencia de la naturaleza, emerge un impulso incontenible que hermana todos los corazones, y con todos los bemoles la fragilidad humana, se hilvanan las voluntades en el prodigioso tejido de la solidaridad…  

            El sismo del martes 19 de septiembre en la Ciudad de México sacudió el relieve a escasas horas de los simulacros conmemorativos del sismo de 1985 y provocó secuelas inauditas. La primera emergió del subsuelo y la solidaridad brotó por generación espontánea. Todas las voluntades se conjugaron en un prodigio civil: ajenos a las ideologías y a los estereotipos generacionales, los esfuerzos se coordinaron en una operación masiva de rescate que se extendió por la urgencia para recuperar a los sobrevivientes atrapados en los escombros. Todos los recursos, las habilidades, los talentos se coordinaron en una red de apoyo que excedió con mucho a las instituciones oficiales y exhibió los vulgares artificios de la mediocracia. Miles de voluntarios y rescatistas brindaron sus mejores esfuerzos en una faena extenuante y la población continúa enviando toneladas de apoyo. Antonio Navalón rindió homenaje a los mexicanos que “se jugaron la vida a cambio de nada” y que encarnaron “lo mejor de la condición humana” rompiéndose el alma levantando escombros, pidiendo silencio con el puño en alto, trasnochando bajo la lluvia o cantando el himno nacional cuando ya no se podía hacer más.

 

            La devastación del sismo generó también una demanda social para reorientar el financiamiento público destinado a los partidos políticos para gastos de campaña y destinarlo a los damnificados. “Nunca antes, en ningún lugar del mundo, una petición en Change.org había tenido tanto tráfico en tan poco tiempo para expresar una exigencia en común”, se reunieron 3 millones de firmas ¡en menos de 72 horas! En consecuencia, el Instituto Nacional Electoral admitió que existen mecanismos legales para redirigir el financiamiento y en el apogeo de la demagogia, los paladines de la partidocracia prometieron lo que jamás cumplirán en un anticipado acto de campaña.

 

Pero el impulso no debe extinguirse; después de la tragedia llega la resiliencia y tras la catástrofe viene la reconstrucción. Si la solidaridad espontánea derrumbó todos los indicadores de la apatía ciudadana y los estereotipos generacionales, podrá derribar también el espectro de la parsimoniosa conformidad y los mexicanos podrán asumir el protagonismo que han relegado. Enrique Krauze propone la creación de un organismo auténticamente ciudadano que se encargue de la reconstrucción, material y social, de nuestra mexicanidad. Sí se puede. Es posible, es viable y debería ser inevitable. Nuestro país está habitado por miles y miles de héroes anónimos, mexicanos honestos y ciudadanos comprometidos. El fervor por el bien común es una convicción de largo aliento que surge en la catástrofe; por eso, debemos sostener el impulso que nos ha engrandecido y preservar la esperanza, continuar la extenuante tarea iniciada para reconfigurar nuestra nación hilvanando las buenas voluntades en el prodigioso tejido de la solidaridad…

 

Fuentes

 

Aguilar Camín, Héctor. (2017). Cardiografía social del sismo. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://www.milenio.com/firmas/hector_aguilar_camin_dia-con-dia/cardiografia-social-sismo-terremoto-milenio_18_1035076520.html

El economista. (2017). INE rectifica; sí hay manera de desviar dinero de partidos a damnificados del sismo. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://eleconomista.com.mx/sociedad/2017/09/21/ine-rectifica-hay-manera-desviar-dinero-partidos-damnificados-sismo

El País. (2017). México ante la tragedia. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/elpais/2017/09/20/opinion/1505919394_263481.html

Krauze, Enrique. (2017). Por una comisión ciudadana de reconstrucción. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/21/mexico/1506003335_944146.html

Navalón, Antonio. (2017). El valor de un pueblo. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/elpais/2017/09/20/videos/1505937043_065446.html

New York Times. (2017). Battered, not broken: pictures of Mexico after the quake. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de https://www.nytimes.com/2017/09/20/world/americas/mexico-city-earthquake-photos.html

Petrich, Blanche. (2017). Ocultada por la tv, la juventud de nuevo en primera fila de solidaridad. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://www.jornada.unam.mx/2017/09/20/politica/008n2pol

Salazar, Carlos. (2017). La reconstrucción: ¿cuánto y de dónde? Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://p88.capitalmedia.mx/ediciones/1158-ReporteIndigoDF/42231/html5/

Uno TV. (2017). Esta es la consecuencia de dar noticias falsas. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://www.unotv.com/noticias/portal/nacional/detalle/esta-es-la-consecuencia-de-dar-noticias-falsas-766838/

Villamil, Jenaro. (2017). El reality de Frida Sofía o la desmesura mediática de Televisa. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://www.proceso.com.mx/504314/reality-frida-sofia-la-desmesura-mediatica-televisa

Villamil, Jenaro. (2017). Televisa arremete contra la Secretaría de Marina por el falso caso de Frida Sofía. Recuperado el 22 de septiembre del 2017, de http://www.proceso.com.mx/504356/televisa-arremete-contra-la-secretaria-marina-falso-caso-frida-sofia-videos

“Estos soñadores son americanos en sus corazones, en sus mentes,

de todas las formas, pero no en el papel.”

Barak Obama

 

            En algún lugar marginado, lejos de las oportunidades y contra todos los pronósticos se hilvana una esperanza con mil esfuerzos en un afán inquebrantable que ilumina los sombríos matices de la incertidumbre…

 

            Ante la falta de una legislación migratoria, el Programa de Acción Diferida para llegados en la Infancia (DACA) se implementó en 2012 en la administración de Barak Obama para proteger a los migrantes que ingresaron sin documentos a Estados Unidos antes de cumplir 16 años (dreamers). Además de los beneficios legales, el DACA implica el reconocimiento a los esfuerzos de los migrantes por integrarse a la comunidad norteamericana y forjar su porvenir desde la precariedad y la escasez, con todas las probabilidades en contra, como lo afirmó Michelle Obama: “Nada los va a parar en la búsqueda de sus sueños. Se merecen todos y cada uno de sus éxitos”.

 

            El programa DACA atiende a una visión humanista y refleja un criterio incluyente que reconoce el mérito de los migrantes y la riqueza social que ellos generan; pero la consistencia del sueño americano debe resistir las agresiones de los prejuicios emanados de las mentes obtusas que imponen estigmas y glorifican una visión pletórica de ignorancia y resentimientos. El presidente Trump, paladín del fundamentalismo racial, anunció la decisión de terminar el programa DACA, postergando gradualmente la extinción de sus beneficios y pretende negociar en el Congreso con el futuro de 800,000 dreamers a cambio de los fondos para la construcción del gran, gran, muro fronterizo (“the big, big wall”).

 

            La confrontación es inminente: la obsesión rampante de Trump y su compromiso con el inconmensurable sector de conservadores que presionan para la instauración de la xenofobia en las políticas públicas, y el reconocimiento de los ciudadanos, corporativos, instituciones y academias que admiten la valiosa intervención de los migrantes en su prosperidad y progreso. Quiero creer, que en esta tensión predominará el mérito de los migrantes como evidencia innegable de su aportación a la economía y a la competitividad de Norteamérica, que los vicios de la discriminación serán insuficientes ante los mil y un ejemplos de su valentía y de la calidez de su corazón; ojalá que el tejido de sus sueños resista este flagelo, que su esperanza y sus esfuerzos prevalezcan y que su afán inquebrantable ilumine los sombríos matices de esta incertidumbre…      

 

FE DE ERRATAS:  En la columna  anterior“Rumbo a la decadencia”, por un exceso de vehemencia califiqué una intención como un hecho consumado. En la columna escribí: “El indulto otorgado por el presidente Trump” y lo correcto es: “El indulto que pretende otorgar el presidente Trump”. El indulto presidencial se otorga cuando se ha dictado la sentencia; la sentencia a Joe Arpago se dictará hasta el próximo mes de Octubre y será hasta entonces, cuando el presidente Trump podrá otorgarlo.  

 

 

Fuentes

 

Animal Político. (2017). Atacar a dreamers es cruel, porque no han hecho nada malo, dice Obama sobre cancelación de DACA. Recuperado el 10 de septiembre del 2017, de http://www.animalpolitico.com/2017/09/obama-dreamers-daca-cancelacion-trump/

AP y EFE. (2017). Demanda Universidad de California al gobierno por DACA. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de http://www.excelsior.com.mx/global/2017/09/08/1187155

Contreras Bustamante, Raúl. (2017). Trump y la eliminación del DACA. Recuperado el 10 de septiembre del 2017, de http://www.excelsior.com.mx/opinion/raul-contreras-bustamante/2017/09/09/1187209

EFE. (2017). Donald Trump elimina plan migratorio DACA. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de http://www.eluniversal.com.mx/mundo/donald-trump-elimina-plan-migratorio-daca

El Universal. (2017). Las posturas sobre el DACA. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de http://www.eluniversal.com.mx/nacion/seguridad/las-posturas-sobre-el-daca

Esquivel, Jesús. (2017). Ante ola de protestas, Trump frena acciones contra “dreamers”… por seis meses. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de http://www.proceso.com.mx/502117/ante-ola-protestas-trump-frena-acciones-contra-dreamers-seis-meses

Martínez Ahrens, Jan. (2017). La Casa Blanca maniobra para regularizar s los ‘dreamers’ a cambio de fondos para el muro con México. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/06/estados_unidos/1504722373_617754.html

Martínez Ahrens, Jan. (2017). Trump pone fin al programa que impide la deportación de 800.000 ‘dreamers’.Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/05/estados_unidos/1504618368_213381.html?rel=mas

Nuñez, Clemente. (2017) ¿Por qué con la cancelación de DACA por parte de Donald Trump, el único gran perdedor será Estados Unidos? Recuperado el 10 de septiembre del 2017, de http://noticieros.televisa.com/especiales/que-perdera-estados-unidos-ahora-que-trump-quito-daca/

Owen, Paul y McCarthy, Tom. (2017). Tracking Trump: a blow for “Dreamers” and a deal with Democrats.  Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de https://www.theguardian.com/us-news/2017/sep/09/tracking-trump-hurricane-harvey-irma-debt-deal-daca

Pozzi, Sandro; Alonso, Nicolás; Ximénez de Sandoval, Pablo y De Llano, Pablo. (2017). “Hoy es el día en que nos levantamos”. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de https://elpais.com/internacional/2017/09/05/actualidad/1504639595_574556.html

Proceso. (2017). “Decisión equivocada y cruel terminar con DACA”: Mark Zuckenberg. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de  http://www.proceso.com.mx/501932/decision-equivocada-cruel-terminar-daca-mark-zuckerberg

Proceso. (2017). Procuradores de EU presentan demanda contra eliminación del DACA. Recuperado el 10 de septiembre del 2017, de http://www.proceso.com.mx/502059/procuradores-de-eu-presentan-demanda-contra-eliminacion-del-daca

Selee, Andrew y Ruiz Soto, Ariel. (2017). Fin del DACA, oportunidad de dreamers para nueva batalla en EU. Recuperado el 10 de septiembre del 2017, de http://www.eluniversal.com.mx/nacion/la-vida-sin-daca

Solá Porta López, Pedro. (2017). Gobierno federal responde a “dreamers” tras cancelación de DACA. Recuperado el 9 de septiembre de, 2017, de http://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/gobierno-federal-responde-dreamers-tras-cancelacion-de-daca

Zermeño, Rubén. (2017). Guerra contra México. Recuperado el 9 de septiembre del 2017, de http://www.reporteindigo.com/reporte/mexico/trump-ofensiva-cancelacion-daca-migrantes-deportacion-politicas?page=2

 

Rumbo a la decadencia

En algún lugar del encono, desde las profundidades del fanatismo emerge la consigna que propaga la ignorancia y perpetúa la bestialidad en un círculo interminablemente perverso, olvidando lo inherente y distinguiendo lo aparente…

 

            En la contraparte de las convicciones democráticas se agazapan los desvaríos intolerantes y totalitarios; en una tensión excluyente, la voluntad popular es el fiel de la balanza pero también, es la paradoja del mecanismo electoral cuando la mayoría legitima a la peor de las alternativas. Y así, la democracia se altera, se enmienda y se revienta en una espiral constante que posibilita el ascenso de los mejores en los movimientos ascendentes y legitima a los peores en los trazos decadentes, visión que explicaría la presidencia de Donald Trump ubicándola en el punto más bajo de la constante reinvención democrática.

 

            Hoy por hoy, el mandatario estadounidense resucita las peores consignas y propaga las falacias del encono como verdades absolutas, enardecidas por las inercias retrógradas que jamás claudicaron. La discriminación en una nación fundada por migrantes erigida con ideas extranjeras es un retroceso atroz. El indulto otorgado por el presidente Trump a Joe Arpaio consolida en el poder a un déspota que ignora los lineamientos de la justicia y evade los límites de ética, eleva la discriminación a niveles exasperantes y los resentimientos compungidos resurgen en el ambiente favorable que tolera lo intolerable.

 

Pero si el indulto otorgado por Trump es una ofensa a la dignidad implícita en todas las personas, la pasmosa resignación con que se acata y se obedece, es una herida que vulnera los ideales que se han defendido en todo el mundo en el último siglo. La figura del dictadorzuelo se erige con la sumisión de los ingenuos; los tiranos no aparecen por generación espontánea, se gestan por la acumulación de silencios y apatías de los indiferentes y de los conformistas. Y en los momentos decadentes de la espiral, cuando se realizan los peores pronósticos, deben reinventarse las convicciones vulneradas para reiniciar el ascenso a los mejores momentos, en regímenes más justos configurados con una versión inédita de la ciudadanía.

 

Los desvaríos de Trump y la parsimoniosa reacción de los contrapesos de la democracia norteamericana deben alertarnos: el descenso a modelos infrahumanos implica la pérdida de los ideales propuestos desde el siglo de las luces, legitima los argumentos de la ignorancia y niega la esencia que nos hermana. Las supremacías, el racismo, la xenofobia, la intolerancia son los ingredientes del caos.

 

Estamos en uno de los momentos más vergonzosos rumbo al fondo de las decadencias, cuando la defensa de las convicciones debe ser proporcional a la amenaza. La apatía ya no es una opción válida; es imperativo reconstruir los cimientos de la ciudadanía para revertir los estragos del fanatismo, para acallar la consigna que propaga la ignorancia y perpetúa la bestialidad, para romper el círculo perverso ignorando lo aparente y reivindicando lo inherente…

 

 

Fuentes

 

  1. (2017). Feinstein: el indulto de Trump a Arpagio es “una estupidez”. Recuperado el 3 de septiembre del 2017, de http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article170138277.html

BBC Mundo. (2017). “Señora, solo matamos a negros”: las escandalosas declaraciones de un policía de Estados Unidos registradas en cámara. Recuperado el 3 de septiembre del 2017, de http://www.bbc.com/mundo/media-41124649

BBC Mundo. (2017). Estados Unidos: Donald Trump indulta al polémico exalguacil de Arizona Joe Arpaio. Recuperado el 3 de septiembre del 2017, de http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-41058860

Durand, Jorge. (2017). Indulto al sheriff Arpaio en cuatro actos. Recuperado el 3 de septiembre del 2017, de http://ljz.mx/2017/09/03/indulto-al-sheriff-arpaio-en-cuatro-actos/

Fonseca, Diego. (2017). Trump, Arpaio y los perros. Recuperado el 3 de septiembre del 2017, de https://www.nytimes.com/es/2017/08/26/trump-arpaio-perdon-indulto-maricopa-sheriff/

Morcate, Daniel. (2017). Trump y Arpaio, unidos por el fanatismo. Recuperado el 3 de septiembre del 2017, de http://www.univision.com/noticias/opinion/trump-y-arpaio-unidos-en-el-fanatismo

 

Roca, papel o nube

En algún lugar remoto, cuando se trazaron las ideas en el lienzo rocoso de las cuevas se concretó el prodigio que elude el transcurso del tiempo; desde entonces, la memoria es un tesoro perpetuo que extingue la distancia entre las épocas…

 

            La preservación de las ideas y los mitos compartidos ha sido una prioridad desde que el mundo es mundo; los materiales elegidos en la antigüedad para preservar los registros aún desafían las inclemencias del tiempo y la tinta de los primeros libros conserva su nitidez y brillo. Ahora, la inscripción de las ideas y el reflejo de los tiempos se traslada paulatinamente a un lienzo digital y llegará el día en que el acervo de la humanidad se conserve en un diminuto pergamino intangible.

 

            Desde hace años se vislumbró la desaparición de los libros y los periódicos impresos y aunque ya se considera inminente, las visiones difieren: Umberto Eco auguró la persistencia del papel y Ross Dawson pronosticó que la última edición de un periódico impreso en el mundo será en el 2040. Por lo pronto, este mes el periódico alternativo The Village Voice publicó su último ejemplar impreso porque la publicación continuará solo en la versión digital. En esta disyuntiva se encuentra la mayoría de los periódicos y editoriales que extienden su cobertura y su existencia al combinar el tiraje impreso y la edición electrónica que ofrece una propagación inmediata en las redes sociales.

 

En todas las épocas, la adopción de nuevos materiales, artificios y códigos obedece a la necesidad de preservar la memoria colectiva en un lienzo a prueba del tiempo pero la transición del papel al hipertexto se distingue de todas las anteriores por la intensa y constante innovación en los dispositivos digitales cuya capacidad de almacenamiento se expande a un ritmo vertiginoso pero encriptado en una de las paradojas de la virtualidad porque el mayor inconveniente de las herramientas tecnológicas es su brevedad: cada vez, la obsolescencia llega más pronto y caducan los registros que se creían perdurables imponiendo la necesidad de trasladar nuevamente todos los archivos a nuevos formatos con dispositivos diferentes actualizando programas en una secuencia frenética de conversiones y respaldos que garanticen el acceso a los recuerdos. No sé cuántas imágenes, videos y textos he perdido en el vertiginoso cambio de las cámaras y de los ordenadores, de los floppy a los CD, a los USB y de ahí a la nube a través de los teléfonos inteligentes por bluetooth o por airdrop y estoy a una pisca de la saturación mental por el exceso de claves y contraseñas. 

 

            Pero además de su efímero predominio, los archivos digitales son legajos muy frágiles porque difícilmente resisten los estragos del descuido, no son inmunes a la erosión y son susceptibles a los caprichos de la Red, a los ataques virulentos y a todo lo que se invente la próxima semana. Ahora, en el entorno digital, resurge la necesidad de registrar la crónica de nuestros tiempos y afanes en un material con la consistencia exacta, la capacidad idónea y un blindaje a prueba de desastres. Tal vez descubran una fibra indestructible o inventen una tablilla inmutable, mientras tanto y aunque parezca anacrónico, la versión impresa es, todavía, una alternativa contra el tiempo y el olvido. Sea cual fuere el lienzo, la lecto escritura es una habilidad que debemos ejercitar, conservar y fortalecer porque es el artificio prodigioso que elude el transcurso del tiempo, el cofre que resguarda a perpetuidad el tesoro de la memoria colectiva y el vínculo humanizante que extingue la distancia entre las épocas…

 

           

Fuentes

Cerón, Brenda. (2013) ¿Qué futuro le das al periódico impreso? Recuperado el 26 de agosto del 2017, de http://artcom.um.edu.mx/transiciondigital/?p=615

Leland, John y Mashlin Nir, Sarah. (2017). After 62 yeasr and many battles, Village Voice Will end print publication. Recuperado el 25 de agosto del 2017, de https://www.nytimes.com/2017/08/22/nyregion/village-voice-to-end-print-publication.html

Lucas, Antonio. (2017). Los periódicos ante el abismo: ¿lograrán sobrevivir? Recuperado el 25 de agosto del 2017, de http://www.elmundo.es/papel/historias/2017/02/19/58a5a91e468aeb9d608b4579.html

Mauro, Santiago. (2016). Diario en papel vs diario digital. Recuperado el 26 de agosto del 2017, de http://www.catedracosgaya.com.ar/tipoblog/2016/diario-en-papel-vs-diario-digital/

Notimex. (2010). Umberto Eco reflexiona sobre el futuro del libro. Recuperado el 26 de agosto del 2017, de http://archivo.eluniversal.com.mx/notas/661316.html

Olivas, Oswaldo. (2017) ¿Cuándo se extinguirán los periódicos impresos? Un experto hizo el cálculo. Recuperado el 26 de agosto del 2017, de https://www.merca20.com/cuando-se-extinguiran-los-periodicos-impresos-un-experto-hizo-el-calculo/

Pozzi, Sandro. (2017). El ‘The Village Voice’ abandona el papel. Recuperado el 25 de agosto del 2017, de https://elpais.com/cultura/2017/08/23/actualidad/1503498208_189036.html

Sagan, Carl. (1999). La persistencia de la memoria. En C. Sagan Cosmos. Editorial: Planeta; México. Pp. 279-282.

Sagnelli, M. (2017). ‘El periódico impreso tiene futuro, pero debe cambiar’: Encuentro entre grandes de las editoriales. Recuperado el 25 de agosto del 2017, de http://www.vanguardia.com.mx/articulo/el-periodico-impreso-tiene-futuro-pero-debe-cambiar-encuentro-entre-los-grandes-de-las

Sanclemente, José. (2017). Tendencias y predicciones en los periódicos. Recuperado el 26 de agosto del 2017, de

Sarmiento, Sergio. (2017). Spots y medios. Recuperado el 25 de agosto del 2017, de https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1361277.spots-y-medios.html

Yerros ancestrales

            En algún lugar del pasado, en los registros de los imperios, en el Tomo de las Hazañas Épicas y en el capítulo de las Causas de Todas las Miserias, se describe con lujo de detalles una fatalidad inexorable que oscurece las mentes más brillantes y enardece a los temerarios…

 

            Dicen los que saben que el desconocimiento del pasado nos condena a repetirlo, que las confrontaciones entre los pueblos obedecen a los mismos motivos y que la trampa de Tucídides actualiza sus legendarios efectos cuando emerge una nueva potencia. Actualmente, los historiadores y los especialistas en relaciones internacionales coinciden con Graham Allison, al identificar  la hostilidad entre una potencia consolidada y una potencia emergente con los engranes de la trampa de Tucídides que al concatenarse provocarían una guerra entre Estados Unidos de Norteamérica y China.

 

            Pero si algo nos enseña la Historia, es que el pasado no es inevitable. Así lo confirma un proyecto de historia aplicada: en la Universidad de Harvard se analizaron los efectos de los imperios emergentes en un rango de 500 años.  En 12 de los 16 casos estudiados, el ascenso de una nación perturbó a la potencia dominante provocando un conflicto armado. Pero en 4 casos, la pericia de los negociadores logró evitar la trampa de Tucídides.

 

            El resultado es alentador pero incide en la habilidad de los hombres y de los pueblos para entender su pasado. Los 4 casos estudiados en los en que se evitó una guerra representan el 25% y atendiendo a la contundencia de las cifras, esto significa que en uno de cada tres conflictos prevalece la cordura; y el otro 75%  refleja la frecuencia con que olvidamos el pasado, la ignorancia que predomina en las elites gobernantes, o bien, el desdén deliberado a las enseñanzas de la Historia.

 

            Esta situación ya fue analizada desde el otro extremo de la comprensión de la Historia y varios filósofos deslindaron al pasado de sus atribuciones para impedir los mismos errores en el presente. Tropezamos con la misma piedra una y otra y otra y otra vez porque lo único constante en la Historia es el cambio, porque cada día en cada nación y en todos los imperios, el impacto de las ideas provoca transformaciones inexorables en las actitudes y en la conducta de los hombres. Aunque la trampa de Tucídides siga siendo efectiva, los posibles implicados no piensan como los atenienses o como los espartanos del siglo V aC. Y animados por esa diferencia nos convencemos de que no cometeremos los yerros ancestrales y arremetemos contra las probabilidades.

 

            Ya sea por los cambios inexorables en el escenario, por la precisión del  mecanismo de las trampas del dominio o por el ineludible mandato que nos impele a ignorar la Historia, los motivos de las guerras serán siempre los mismos, el ascenso de las dictaduras legitimará la sumisión de las masas, los ineptos llegarán al poder por la apatía de los talentosos. Escribimos un episodio inédito con protagonistas diferentes que actúan los mismos argumentos: he ahí el designio de los hombres que tal vez desaparezca cuando la especie alcance el siguiente estadio evolutivo; mientras tanto, la fatalidad inexorable continuará oscureciendo a las mentes más brillantes y enardeciendo a los temerarios…

           

 

           

 

Fuentes:

 

BBC Mundo. (2017). Qué es “la trampa de Tucídides” por la que se teme que estalle una guerra entre EE.UU. y China. Recuperado el 20 de agosto del 2017, de http://www.bbc.com/mundo/noticias-40974871

 

Florescano, Enrique. (2010). La función social de la historia. Recuperado el 20 de agosto  del 2017, de  http://www.jcortazar.udg.mx/sites/default/files/Funci%C3%B3n%20social%20de%20la%20historia.pdf