Feeds:
Entradas
Comentarios

En algún lugar del régimen, sobre el perímetro que condensa las atribuciones del poder, existe una atmósfera repelente que excluye cualquier atisbo de la realidad; por eso, dentro de la burbuja presidencial, los motivos más contundentes en la toma de decisiones, son la comunión de intereses y el apoyo incondicional…

 

            Los adjetivos que califican y describen a un régimen suelen asignarse en función de las acciones gubernamentales emprendidas, de sus resultados y de los ajustes y reacciones correctivas. En esa lógica, la actuación de Felipe Calderón como mandatario podría describirse como la institucionalización de un compacto círculo de amistades incondicionales, como la oficialización de la impunidad.

 

            A cien días del Acuerdo Nacional para la Seguridad, el único resultado obvio es la desesperanza generalmente compartida: los reclamos públicos de Fernando Martí, Nelson Vargas e Isabel Miranda de Wallace, son la ínfima proporción de todos los secuestros que se cometen en el país; los tres padres de familia, como valerosos denunciantes, conforman un porcentaje microscópico de todos los ciudadanos afectados y  las familias ultrajadas por el secuestro.

 

            Existen más de mil familias en el quebranto moral por las aborrecibles consecuencias del secuestro, pero esa inmensa mayoría no dispone de los recursos para  denunciar públicamente la negligencia de las autoridades. Y aún peor, los tres niveles de gobierno aluden a la denuncia ciudadana como el mecanismo para reducir la criminalidad, pero evaden la cifra negra, ese doloroso porcentaje de los casos no denunciados por la desconfianza en las corporaciones policiacas.

 

            Entre los resultados presentados por el gobierno federal, sobresalen las detenciones de líderes de los cárteles del narcotráfico, desviando deliberadamente la atención hacia esta manifestación de la criminalidad, a la que se han adjudicado todas las culpas y el móvil de todos los delitos.

 

            Pero el índice oficial de la eficiencia en la lucha contra la delincuencia excluye las evidencias de corrupción que involucran a los colaboradores de Felipe Calderón, amigos e incondicionales, como Juan Camilo Mouriño, el fallecido Secretario de Gobernación, y Genaro García Luna, actual Secretario de Seguridad Pública.

 

            Fernando Martí fue contundente cuando lanzó el dilema: o cumplen o renuncian; Nelson Vargas exhibió la podredumbre en las instancias encargadas de la investigación de los delitos; Isabel Miranda de Wallace indicó que “México Unido Contra la Delincuencia” -organismo infiltrado y cooptado por el propio Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública-  monopoliza la información sobre los casos de inseguridad en el país.

 

            Las denuncias, ciudadanas y públicas, terminarán en el cajón de los olvidos, como las cartas de Javier Herrera Valles, ex comisionado de la Policía Federal Preventiva que señaló las anomalías en la Secretaría de Seguridad Pública, ahora sujeto a arraigo.

 

            Es evidente que el criterio rector en el calderonismo es el apoyo incondicional a los incondicionales y que la impunidad es el único adjetivo para describir lo indescriptible; es obvia la existencia de esa atmósfera que repele y excluye cualquier atisbo de la realidad, porque en esa burbuja presidencial, la justicia y la paz social se postergan por  la comunión de intereses y el apoyo incondicional…    

 

.

En algún lugar de la desventura, cuando se percibe una esperanza en el porvenir, justamente en el horizonte de las expectativas, las palabras deben despojarse  de los artificios y los significados deben desnudarse; sólo entonces, el discurso público proyectará la realidad y se extenderá desde el callado suplicio cotidiano hasta la justicia social, desde la marginación hasta la igualdad…

 

Las albricias del triunfo electoral de Barak Obama provocaron el júbilo multitudinario porque llevaban implícito un mensaje de esperanza y reivindicación a las minorías y a los grupos marginados. En todos los rincones de la desventura se anunció el primer gran retroceso de la discriminación y del racismo en el bastión de la xenofobia.

 

El próximo presidente de Norteamérica es la manifestación tangible del sueño americano, la encarnación del anhelo de miles de migrantes que buscan un porvenir mejor en ese país. Sin embargo, todos los asuntos relacionados con las fronteras y los trabajadores migratorios fueron excluidos de los debates y de los discursos durante el proselitismo. 

 

La tendencia de Obama como candidato inició como una respuesta a los reclamos de los familiares de los soldados en Irak,  prometiendo un cambio a los grupos vulnerables, a las minorías marginadas y al sector flagelado por el desempleo y la crisis  hipotecaria. Pero gradualmente, las propuestas se suavizaron conforme la candidatura adquiría fuerza, fondos y simpatizantes. Por eso ahora, ante el umbral del imperio, es imprescindible que Obama incluya en su discurso y en su agenda la reivindicación de la estirpe que lo llevó a la cima del poder.

 

El voto y la simpatía del sector hispano fueron determinantes en el resultado de los comicios del 4 de noviembre: he ahí la razón y la fuerza del proyecto de una reforma migratoria integral que presentará a Obama la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero, cuya propuesta no consiste en la regularización de los ilegales en Estados Unidos, sino en institucionalizar la migración, y eliminar la persecución y la criminalización de los trabajadores migrantes.

 

Este mensaje llegó a Mexicali con la visita de  Alan A. Benjamin, coordinador de The Organizer, periódico afín al Acuerdo Internacional de los Trabajadores y los Pueblos (AITP), y Al Rojas, representante del Frente de Mexicanos en el Exterior, quienes participaron en la Segunda Conferencia Binacional “Globalización Migración/Inmigración” en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), y asistieron a una Mesa de Redacción en el periódico la Crónica de BC.

 

Como representantes de los trabajadores extranjeros en Norteamérica expusieron que aún predominan la explotación y la discriminación, el racismo y el abuso,  el incumplimiento de las prestaciones elementales, y que estas circunstancias se extienden a los convenios conocidos como “Programa de Trabajadores Huéspedes”.

 

Explicaron que el deterioro de las condiciones de trabajo, incluso el fallecimiento durante las jornadas en el campo, son algunas de las consecuencias del pacto entre la Unión de Trabajadores del Campo (United Farm Workers),  el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y los empresarios del sector agrícola. Los llamados “agribusiness” actualizan las aberraciones de la explotación que se creían superadas.

 

Indicaron que la respuesta del gobierno estadounidense a las movilizaciones multitudinarias del 2006 fue una represión feroz contra los migrantes: redadas, ordenanzas y operativos policiacos fueron implementados para la expulsión masiva de  indocumentados.

 

Por eso ahora, ante Obama, como la figura que concentra las esperanzas de las minorías, esperan que la realidad surja en las líneas del discurso político, que las palabras se despojen de la máscara que oculta el padecimiento de miles de trabajadores desprotegidos, y que los títulos de las reformas y programas designen su verdadera dimensión.

 

Porque en el discurso político las palabras adquieren una cualidad turbia y perversa para encubrir la realidad; por eso,  se aprueban leyes y se implementan programas cuyo objetivo es el antónimo del título; y cuando se dice “apoyo” se promociona la “indefensión”, con el sustantivo “huésped” se ocultan mil y un abusos, por la palabra “amnistía” debe entenderse “persecución”, y bajo el ideal genérico de los “derechos” yacen las aberraciones de la explotación.  

 

Pero las palabras se clarifican en un entorno solidario, se purifican con la velocidad de la empatía y se engrandecen por la coincidencia. Y así,  en el entorno virtual se configura la multitud que el próximo 21 de enero marchará desde todos los rincones de la desventura para exigir un discurso acorde con la realidad, una cita en la agenda presidencial, un rubro en la legislación y un espacio digno en una sociedad que se ha enriquecido explotando a quienes desprecia.

 

En las palabras de Al Rojas, sobresale la necesidad de eliminar las etiquetas despectivas, los estigmas insultantes y los peyorativos, porque la fuerza de trabajo que ha soportado el peso de la economía estadounidense no está formada por hispanos o mexicanos, ni por latinos o sudacas, ni por ilegales o braceros, ni por indocumentados o migrantes: está formada por seres humanos dispuestos a trabajar para ganar dignamente el sustento.

 

La presidencia de Obama representa la realización inusitada de una ficción y es una oportunidad por mucho tiempo esperada; por primera vez, residirá en la Casa Blanca un heredero de la porción de la humanidad históricamente más ultrajada y despreciada, y es ahí, justamente en el horizonte de las expectativas, donde las palabras deben despojarse  de los artificios y los significados deben desnudarse; sólo entonces, el discurso público proyectará la realidad y se extenderá desde el callado suplicio cotidiano hasta la justicia social, desde la marginación hasta la igualdad…

Alquimia social

En algún lugar metódico, donde el rigor científico pondera todos los fenómenos,  entre los porcentajes y las estadísticas existe una excepción incuantificable; el albedrío es ese prisma indefinible que esquiva todas las fórmulas, y es por eso, que aún no existe un mapa de los recovecos de la condición humana…

 

            Los comicios electorales del 4 de noviembre serán la ocasión perfecta para cuantificar lo imponderable. La elección presidencial en Norteamérica no sólo confronta los proyectos de los partidos políticos y la personalidad de los candidatos,  éste ejercicio democrático involucra actitudes del electorado que permanecieron en el sótano del inconsciente colectivo debidamente custodiadas por un ejército de prejuicios.

 

            El predominio del racismo y la supremacía blanca, la extensión de la ignorancia  y la magnitud del conservadurismo a ultranza, han eludido cualquier medición hasta este momento. En una inmensa espiral de silencios, los encuestados ocultaron su verdadera intención de voto; plenamente conscientes de los valores políticamente correctos, los  racistas y ultraconservadores ocultaron el sentido de su voto.

 

            El contraste entre Barak Obama y John McCain trasciende las cuestiones raciales: los comicios electorales definirán la idiosincrasia predominante, el color del inconsciente colectivo. Los norteamericanos también deberán decidir respecto al aborto y la legitimidad de la unión civil entre homosexuales; también definirán las atribuciones de su gobierno y las prioridades de la administración pública. Los matices históricos surgen porque esta elección se materializará el criterio de los estadounidenses en el contexto de una hegemonía decadente.

 

            Estas elecciones se realizarán en medio de la peor crisis económica en la historia norteamericana, cuando se han confrontado dos discursos completamente opuestos y dos personalidades recíprocamente excluyentes: mientras Barak Obama propone la ruptura de paradigmas para reorientar el rumbo de las políticas públicas, John McCain encarna al patriotismo exacerbado y defiende las prioridades de la economía bélica y el dogma del expansionismo.  

 

            Los pronósticos son reservados, porque el comportamiento del electorado norteamericano ha sido impredecible, dando lugar a resultados inverosímiles, como el segundo periodo presidencial de George W. Bush. Además del esquivo factor racial en las encuestas, existe un patrón persistente de fraude electoral, perfectamente implementado y culturalmente asimilado en varias regiones del país. En estas circunstancias, la jornada electoral no solo determinará al presidente y la composición del Congreso, también se evaluará la eficiencia de todo el aparato democrático.

 

El resultado del sufragio popular cuantificará la influencia de los sectores sociales en el porvenir nacional; se consolidará la presencia del sector hispano, o se manifestará públicamente el fervor de los grupos racistas y xenófobos, o se actualizan los perjuicios arcaicos y obsoletos.     Independientemente de quien resulte vencedor, el proceso electoral determinará la composición exacta del pensamiento del pueblo norteamericano.

 

Por  todo eso, el martes será una oportunidad  extraordinaria para la alquimia social: por esta única ocasión, será posible capturar en un matraz el calor de la esperanza, evaporarlo y condesarlo bajo la frialdad de las cifras; en una molécula suspendida se identificarán los enlaces afectivos y las partículas de solidaridad que flotan en el aliento de las minorías; se obtendrá el suero de la identidad y se harán todas las combinaciones posibles; y tal vez, los alquimistas definirán el prisma del albedrío que ha esquivado todas las fórmulas, y  trazarán el primer esbozo de los recovecos de la condición humana…

Índice de perversidad

En algún lugar de la incertidumbre, deambulan versiones de la realidad que carecen de credibilidad y pululan amenazas etéreas e insospechadas, y es por eso, que en el clima de la crisis se desvanecen paulatinamente las posibilidades y las oportunidades se marchitan antes de florecer…

 

            La crisis financiera y la recesión de 1929 son los episodios más escabrosos en la historia moderno, y los fantasmas más siniestros en el mundo capitalista, es por eso que la simple enunciación de esos espectros produce ansiedad y pánico. Pero la debacle económica de un sistema erigido sobre los caprichos del mercado dejó de ser una remota posibilidad, abandonó el ámbito de las elucubraciones, hizo acto de presencia, y todo parece indicar que llegó para quedarse por un buen rato.

 

            El mercado, como punto de convergencia y engrane maestro donde confluyen todos los intereses, es una de tantas invenciones de los seres humanos; pero además, en el duopolio intangible del Debe y el Haber, se agudizan y se magnifican las repercusiones de las intenciones. Un rumor infundado es capaz de disparar el índice de precios y cotizaciones.

 

            El mercado está irremediablemente sujeto a las fluctuaciones de la oferta y la demanda, es altamente vulnerable y su comportamiento depende de la veracidad de la información, de la credibilidad de los participantes, de la certeza de los contratos, del rumbo de las decisiones. Todos estos factores son tan efímeros e insustanciales como el aliento de dragón embotellado al alto vacío, porque la ubicuidad es el ámbito del mercado global y la subjetividad su quintaesencia.

           

            Pero si la naturaleza del mercado es etérea y volátil, sus estragos son definitivamente concretos, mundanalmente típicos, cuantitativamente observables, porque los desequilibrios en las teorías financieras siempre se traducen en abruptos desajustes en la vida práctica.

 

Cuando el mercado entra en crisis  se produce una reacción en cadena, implotan  argumentos, teorías, supuestos, modelos. Deambulan  explicaciones inútiles, diatribas y peroratas enardecidas, que nada remedian, porque el principal factor de riesgo en el mercado global se sustenta en una inequidad colosal: una élite decide el rumbo del mercado, que incide en la calidad de vida del resto del mundo.

 

El factor se agudiza cuando se aplica a los millones de personas que viven en condiciones de pobreza, sea cual fuere el rango o su clasificación. Y si además se ponderan el perjuicio y el quebranto causados a la multitudinaria clase trabajadora por operaciones ultra-mega-hiper-millonarias, y se multiplican por el rango de legalidad de transacciones  inmorales, la resultante será el indicador de un modelo carente de ética y sensibilidad social, excedido de avaricia, paupérrimo en humanidad.

 

Vgrs: la  práctica de la especulación de capitales, productos derivados y  títulos, actividad perversa por naturaleza, es una evidencia de la ubicuidad en que opera el mercado. Sólo en la virtualidad de los valores financieros es posible justificar la legalidad de un acto premeditado, deliberado, alevoso, ventajoso, cuyas consecuencias lesionan a una gran mayoría de incautos. La licitud de los delitos financieros surge por su omisión en las leyes, y la única sanción posible se produce en el territorio de la moralidad.

 

Y ni siquiera eso;  los responsables de la especulación de la moneda en México están debidamente protegidos por el blindaje legaloide del régimen calderonista. Alegando que la especulación no es un delito, esgrimen la responsabilidad en el quebranto económico de millones de mexicanos.  Ahí se comprueba el índice de la perversidad del modelo económico vigente.

 

 ¿Yo?… Se me ocurre que, tal vez, desde el satélite de la metaficción, este capítulo de la vida sobre el planeta Tierra  podría describirse en una alegoría posmoderna de aliento exacerbado. Pero ahora y aquí, en el mundo del lucro, lo ético se opone a lo financiero, lo moral a lo legal, y en estas contradicciones surge una densa incertidumbre que acentúa la jodidez como estrato generalizado y globalizante;  en la virtualidad del mercado global, el dinero  carece de forma, sustancia y color, porque todo es efímero, excepto la angustia causada por la evaporación del porvenir; las decisiones son un privilegio de la élite y las repercusiones la responsabilidad de todos, nadie sabe nada, pero todos se preparan para enfrentar un futuro incierto, deambulan versiones de la realidad que carecen de credibilidad y pululan amenazas etéreas e insospechadas, y por todo eso, en el clima de la crisis se desvanecen paulatinamente las posibilidades y las oportunidades se marchitan antes de florecer…

 

Epidemia global

            

           

             En algún lugar de la globalidad, entre las barras intangibles de códigos binarios, deambulan los espectros de una ideología compulsiva; los estragos de un dogma insulso se materializan en la angustia cotidiana, y las secuelas de los fatuos excesos perturban el porvenir…

 

            La crisis financiera en EUA  amenaza propagarse a todas las economías del mundo con la velocidad de un virus mutante y corrosivo; pero la pandemia global en el reino del mercado también es la consecuencia de una peste vaporosa que infectó la sensatez y distorsionó los valores éticos. La propagación fue incontenible porque el virus pulula en un entorno donde predomina la falacia y circula vertiginosamente a través de imágenes.

 

            En pocos días se materializaron las críticas que se desestimaron en su momento, y ahora, las economías padecen los excesos de la fluidez irrestricta de las leyes del mercado. Pero la debacle del liberalismo globalizado apenas inicia porque la crisis virtual del sector financiero e inmobiliario se ha trasladado al entorno de la economía real. 

 

            El virus que catalizó esta peste globalizada se incubó en el modelo económico estadounidense, sustentado únicamente en volúmenes exorbitantes de producción y en el consumo exacerbado, y las secuelas irreversibles fueron el endeudamiento desmesurado y la insolvencia generalizada.  La salud en las finanzas públicas y privadas se dificulta porque las mutaciones de los mercados superaron la evolución de las leyes que alguna vez intentaron regularlos.

 

 Una recesión aguda en el 2009 es el barrunto generalizado y la evidencia del paroxismo en el reino del mercado es la cauta divulgación de un mensaje contrario al dogma predominante, y ahora ante la crisis se aconseja no adquirir lo superfluo, no comprar lo innecesario, no sucumbir en la fiebre de las compras compulsivas. La crisis del modelo de mercado se ha manifestado en el  desmoronamiento de la idiosincrasia del consumo, y en el mundo concreto y cotidiano ya pocas cosas cuestan realmente lo que valen.

 

            Pero la decadencia del paradigma instituido por la ética del lucro implica un quebranto más profundo que la insolvencia económica; implica un abrupto reajuste en los estereotipos vigentes, y la erradicación de: compulsiones y adicciones, de un estilo de vida y de una forma de percibir el mundo.

 

            La actitud propagada entre los habitantes de la aldea global entronizó al mercado como única constante universal, y la alienación al modelo se lograba a través del consumo como el eje de la actividad económica y como el criterio para definir el éxito en el entorno social. La tecnología es la quimera posmoderna que invadió todas las manifestaciones de la conciencia humana y es el eslabón que encadenó a los consumidores y los sometió al corporativismo mercantil.

 

            Aún en el umbral de la crisis, los modelos de excelencia en el reino del mercado sugerían una vida enfocada al consumo como placer; la prosperidad equivalía a la acumulación de propiedades y el éxito implicaba ostentación.

 

Por las características del entorno, surgió un padecimiento crónico y agudo entre los súbditos del reino del mercado: el síndrome de la globalidad, que se adquiere por la adicción al trabajo, a través del manejo institucional del stress, por contagio de la neurosis colectiva y por la dispersión masiva  de la ansiedad ante una eminente pérdida del empleo. El síndrome se agudiza cuando se asimila la consigna de que es sano vivir con cierto nivel de tensión y que la única realización personal surge por la eficiencia operacional.

 

La manifestación más frecuente del síndrome es la angustia, socialmente compartida, de vivir en la cartera vencida del Buró de Crédito; las deudas contraídas provocan un estrés de alta intensidad, y ante la imposibilidad de pagar una deuda que crece diariamente y por las amenazas de embargo, aparece un círculo vicioso que inicia con el insomnio, lo que provoca crisis nerviosas, que derivan en una depresión, que alimenta a un monstruo invisible que devora la tranquilidad.

 

Ahora, el orden global se transforma minuto a minuto, la idiosincrasia mercantilista se desvanece por la crisis financiera, y la decadencia de los paradigmas de la globalización liberal agrava la atribulada salud mental de los consumidores cautivos del mercado. El secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, declaró que “los riesgos que amenazan al entorno económico global son los más graves y difíciles de la memoria reciente”.

           

La amenaza se cierne sobre todos, porque las grandes rupturas se han producido cuando los dogmas intangibles no resisten el rigor de la realidad concreta; los grandes relatos han sucumbido al ras de la tierra por las contradicciones de la condición humana. Hoy por hoy, cuando el reino del mercado se reconfigura, ante la decadencia de una ideología hueca y compulsiva, para combatir la plaga del crédito que asola regiones enteras, el único remedio sensato consiste en invertir las prioridades y otorgar un justo valor al patrimonio  intangible, en conservar intacto el legado íntimo, imposible de cuantificar, y de embargar.

 

El único alivio para los estertores financieros consiste en generalizar la confianza, pero la agonía del estereotipo global debería preceder a una nueva actitud; será necesario reubicar al individuo en el centro de la percepción social, recuperar la felicidad como un derecho inalienable y ejercer en forma masiva la templanza, la compasión  y empatía para resarcir…  los estragos del dogma insulso materializado en la angustia cotidiana, y para cauterizar las secuelas de los fatuos excesos que perturbaron el porvenir…

Laura M. López Murillo

Literalmente absurdo

En algún lugar dogmático y en la oscuridad de los tiempos, los vetustos decretos se petrificaron y el remoto acervo se perpetuó en un mandato inapelable, inmutable e inmune a los destellos de la inteligencia…

 

En la secuela de las reacciones a la iniciativa presidencial para legalizar el matrimonio igualitario abundan ambigüedades encolerizadas y contradicciones exasperantes, se esgrimen argumentos descabellados que solo pueden explicarse por los efectos del exabrupto porque esas afirmaciones proyectan desconocimiento, por no decir ignorancia.

 

El semanario “Desde la fe” publicó el artículo “No se nace homosexual” en el que describe las experiencias de Richard Cohen, terapeuta y autor del libro “Comprender y sanar la homosexualidad” donde postula que es una condición reversible basado en casos “exitosos” de reorientación sexual. Y una vez más se confrontan la ciencia y el dogma: el dogma desde el altar que lo perpetúa inmutable y la ciencia, que avanza y se corrige una y otra vez. La homosexualidad fue considerada un trastorno mental hasta  1973 cuando la Asociación Americana de Psiquiatría la eliminó del “Manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales” (DSM) rechazando la discriminación por la orientación sexual; en  1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerarla una enfermedad pero no se impidieron ni se castigaron las terapias alternativas que aún intentan curarlas, situación que esclareció la APA en el 2000 cuando afirmó que no hay evidencia científica que apoye la eficacia de las terapias que “reparen” la orientación sexual. Y aquí es donde se agradecería la sensatez en lo que se pregona: los casos exitosos de sanación de Richard Cohen son individuos afligidos y angustiados por su orientación sexual en un entorno homófobo. Y desde ese enfoque, el vocero de la arquidiócesis, Hugo Valdemar, declaró que, “según las leyes decir que la homosexualidad es una enfermedad curable es un delito” y acusó al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) de estar cooptado por homosexuales. Afirmar que la homosexualidad es curable no es un delito, pero sí un placebo para mentes flageladas por prejuicios galopantes; utilizar el término homosexual como sinónimo de adversario, sí es una incitación al odio.   

 

Y agudizando, literalmente, las incongruencias de este episodio ya insufrible, el cardenal Norberto Rivera pidió a Dios que ilumine al presidente Enrique Peña Nieto y a los legisladores para que “promulguen leyes que defiendan a la familia como Dios la creó”. Los cuestionamientos son estrictamente literales: ¿cuál es la familia que creó Dios?  ¿La de Adán y Eva?  Porque en ese modelo debió haber algún episodio de promiscuidad para que una pareja procreara a toda la humanidad. Tal vez, se refiere a la familia de Abraham, padre Isaac, padre de Jacob que fue padre de doce hijos y cada hijo formó una tribu y las doce tribus conformaron el pueblo de Israel, pero el modelo de esas familias era patriarcal y permitía que el jefe de familia tuviera una esposa y todas las esclavas que quisiera. Luego entonces, para acatar la palabra del cardenal literalmente, debe especificar qué familia es la que se considera creación divina. De lo contrario, los iluminados legisladores podrían promulgar leyes que protegieran la promiscuidad o la explotación sexual situando a México en la oscuridad remota que perpetuó un mandato inapelable, inmutable e inmune a los destellos de la inteligencia…

 

 

 

Fuentes

 

 

Agencias. (2016). La iglesia acusa al Conapred. Recuperado el 24 de septiembre del 2016, de https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1263785.la-iglesia-acusa-al-conapred.html

Alcántara, Vladimir. (2016). No se nace homosexual. Recuperado el 25 de septiembre del 2016, de http://www.desdelafe.mx/apps/article/templates/?a=6912

BBC Mundo. (2015). Muere Robert Spitzer, el psiquiatra que desmintió que la homosexualidad fuera una enfermedad. Recuperado el 25 de septiembre del 2016, de http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151228_ciencia_muere_robert_spitzer_psiquiatra_homosexualidad_ch

El País. (2016). Respalda CNDH el matrimonio gay ante la marcha por la familia tradicional en la capital. Recuperado el 24 de septiembre del 2016, de http://www.vanguardia.com.mx/articulo/respalda-cndh-el-matrimonio-gay-ante-la-marcha-por-la-familia-tradicional-en-la-capital

http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2016/09/22/gobierno-debe-impedir-marcha-es-una-provocacion

Lantigua, I. (2005). Cuando la homosexualidad se consideraba una enfermedad. Recuperado el 25 de septiembre del 2016, de http://www.elmundo.es/elmundosalud/2005/06/24/medicina/1119625636.html

López San Martín, M. (2016). La Iglesia, desatada y sin freno. Recuperado el 24 de septiembre del 2016, de http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=322337

Mena Gómez, C. y Sánchez Jiménez, A. (2016). Exige FNF crear ley nacional de la familia. Recuperado el 24 de septiembre del 2016, de http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2016/09/24/inicia-marcha-nacional-por-la-familia

PATH. (2016). About us. Executive Director. Recuperado el 25 de septiembre del 2016, de http://www.pathinfo.org/director

PATH. (2016). About us. PATH believes… Recuperado el 25 de septiembre del 2016, de http://www.pathinfo.org/what-we-believe

Radio Fórmula. (2016). Marcha de hoy un festejo a la familia natural: UNPF. Con Enrique Muñoz. Recuperado el 24 de septiembre del 2016, de http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=628231&idFC=2016

Rivera, Astrid. (2016). “Gobierno debe impedir marcha; es una provocación”. Recuperado el 24 de septiembre del 2016, de

Romero Apis, J. (2016). Norberto Rivera Carrera, en sus 50 años sacerdotales. Recuperado el 24 der septiembre del 2016, de http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/07/11/1104187

Lazos y enlaces

 

            En algún lugar remoto y en un recoveco del tiempo surgió la solidaridad entre los seres humanos y por las inclemencias del entorno, aparecieron la empatía y la lealtad como formas de convivencia…

 

            Henry Lewis Morgan observó los lazos de parentesco en 139 comunidades e identificó sus modalidades a través del tiempo; en el libro “Sistemas de consanguinidad y afinidad de la familia humana” describió la transformación de los núcleos sociales desde el salvajismo e identificó la ecuación de la paternidad indiscutible y el legado patrimonial como fundamentos del modelo monogámico de la familia, modelo que se consolidó  miles de años antes del surgimiento del dogma que le confirió atribuciones moralizantes.

 

            En el siglo XX, por los estragos de las guerras, las exigencias de la industria y el imperativo del mercado, la mujer tuvo que solventar la ausencia de la figura paterna pero en aquel entonces, las familias monoparentales eran consideradas “disfuncionales”.  Actualmente, los hogares monoparentales y los hogares de personas que viven solas constituyen una tendencia  y afortunadamente, el calificativo “disfuncional” cayó en desuso. Y en las cuestiones del parentesco también se han realizado cambios significativos: se eliminó la diferenciación entre los hijos (naturales o legítimos) en el Código Civil y recientemente se concedió a las madres solteras la elección de los apellidos de su hijo al registrarlo.  

 

Por eso ahora, en una época caracterizada por el derrumbe de los estigmas, la defensa de modelos tradicionales se erige como una inercia monumental, una resistencia exacerbada contra el devenir lógico  de la sociedad, porque desde el salvajismo hasta nuestros días, el cambio ha sido lo  único constante en las formas de organización social, en los estatutos legales, en los juicios y también en los prejuicios. Además, la pretensión de imponer un criterio moralizante a un modelo patrimonial,  es una incongruencia rampante, como comprar la gloria con indulgencias.

 

Y las incongruencias abundaron: los defensores de la familia dijeron respetar la homosexualidad pero condenaron los enlaces entre personas del mismo sexo esgrimiendo argumentos religiosos contra una iniciativa de ley, propuesta por el presidente de un Estado laico que reconoce la libertad de culto. Marcharon con una aureola de paz y virtud pero lanzaron las piedras de la intolerancia cuando rechazaron que las personas del mismo sexo tengan el derecho de decidir con quién enlazarán su destino. Y en el frenesí del absurdo, intentan detener el rumbo de la historia con prejuicios obsoletos y afirmaciones sin fundamento.      

 

            Sea como fuere: tradicional, monoparental, homosexual, de un solo integrante o de abuelos y nietos, el riesgo que atenta contra la familia es el distanciamiento entre sus miembros y el rompimiento  de los lazos que los unen; el desapego, el egoísmo y el desamor amenazan la esencia de la familia  como fuente de apoyo y auxilio. El verdadero peligro reside en la disolución de la solidaridad entre los seres humanos y la amenaza inminente, en  las inclemencias  de la intolerancia,  y lo que debe alarmarnos es la pérdida irreversible de la empatía y la lealtad como formas de convivencia…

 

 

Fuentes

 

CDHCU. (2013). Código Civil Federal. Recuperado el 18 de Septiembre del 2016, de  http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/2_241213.pdf

Conapo. (2009). Informe de Ejecución del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo 1994-2009. Recuperado el 18 de Septiembre del 2016, de http://www.conapo.gob.mx/work/models/CONAPO/Resource/205/1/images/Cap06.pdf

Mulato, Abril y Cruz, Mónica. (2016). “Mi familia también es familia”: cinco respuestas a los que marcharon contra el matrimonio igualitario. Recuperado el 18 de Septiembre del 2016, de http://verne.elpais.com/verne/2016/09/10/mexico/1473471685_269481.html

Najar, Alberto. (2016). La marcha “sin precedentes” en México contra la legalización del matrimonio gay. Recuperado el 18 de Septiembre del 2016, de http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37331685

Ortiz, Elizabeth. (2016). Defiende cardenal marcha pro familia. Recuperado el 18 de Septiembre del 2016, de http://www.ntrguadalajara.com/post.php?id_nota=49980

Uniradio. (2016). Aseguran obispo de Mexicali convocó a marcha Por la familia. Recuperado el 18 de Septiembre del 2016, de http://www.unimexicali.com/noticias/mexicali/436717/aseguran-obispo-de-mexicali-convoco-a-marcha-por-la-familia.html

 

En algún lugar inhóspito y en un momento inesperado, se desencadenan los mecanismos que afligirán nervios y ligamentos, que atrofiarán músculos y tejidos; pero simultáneamente, en el etéreo abrazo de la templanza, el pensamiento se fortalece para apaciguar el sufrimiento y vencer a la adversidad…

 

            Dicen los que saben que la condición humana trasciende los límites físicos, que se extiende a un ámbito abstracto y desconocido donde  reside la fuerza de los desvalidos, la esperanza de los desahuciados y el valor de los vulnerables; es un estrato que supera la realidad concreta y el dolor es la única forma de ascender porque el prodigio de la templanza encarna en personajes verdaderamente heroicos que hacen de la cotidianidad una hazaña épica digna de admiración y respeto.

 

            Sin la parafernalia mediática,  algunos de estos héroes participan en los Juegos Paralímpicos pero no compiten entre ellos ni  contra el reloj: compiten contra la adversidad y se desplazan con la fatalidad a cuestas; la mejor marca personal de estos atletas no se mide en puntos o segundos porque el dolor es una dimensión esquiva, volátil; no  existen palabras que describan la intensidad del sufrimiento y la capacidad para soportarlo es imponderable pero ahí, en ese umbral  inexpugnable se erige la cruel frontera de la empatía. Es biológicamente imposible experimentar el dolor ajeno,  es la incógnita perpetua en la ecuación de la salud y la causal postergada en muchas leyes.

 

            Marieke Vervoort, de 37 años, participa en sus segundos Juegos Paralímpicos representando a Bélgica  venciendo a una enfermedad crónica y degenerativa que padece desde los 14 años y que ha restringido su movilidad paulatinamente. Pero el deporte ha sido la  única razón para vivir y en Londres 2012 ganó la medalla de oro en  los 100 metros y la medalla plata en 200 y 400 metros; en 2015 fue campeona mundial en Doha imponiendo marcas mundiales. Recientemente, Marieke reveló: “Cuando me siento en mi silla de carreras, todo desaparece. Me olvidó de todos mis problemas de salud. El miedo, el dolor, el sufrimiento, la frustración se esfuman”.

 

            Pero el dolor no la abandona  jamás,  cada día es más intenso y le impide conciliar el sueño; el deterioro físico dificulta su entrenamiento. Por eso, en 2008 cumplió con todos los requisitos legales en su país para la eutanasia  y su última participación en los Paralímpicos será en Río 2016.  Ayer, venciendo a los estragos de su enfermedad subió al pódium para recibir la medalla de plata en los 400 metros categoría T52. Marieke se retirará de las competencias para “disfrutar de los últimos buenos momentos”;  cuando el dolor sea insufrible, descansará por el alivio de una muerte digna y benévola y  ha pedido “que todos tengan una copa de champán en la mano, y un pensamiento feliz para mí”. Y así será. Porque  ella y todos los héroes en su condición, merecen un lugar en la gloria por  la fortaleza de su pensamiento, por su victoria sobre el sufrimiento y la valerosa carrera contra la adversidad…

 

 

 

Fuentes

 

Clarín. (2016). La impactante historia de la atleta que pedirá la eutanasia después de los Paralímpicos. Recuperado el 11 de Septiembre del 2016, de http://entremujeres.clarin.com/juegos-olimpicos-rio-2016/impactante-historia-eutanasia-despues-Paralimpicos_0_1636036452.html

Del Castillo, Andrés. (2016). La última carrera de Marieke Vervoort. Recuperado el 11 de Septiembre del 2016, de http://www.lavanguardia.com/deportes/20160826/404190719874/marieke-vervoort-eutanasia-juegos-paralimpicos.html

Europa Press. (2016).  Marieke Vervoort: “No quiero la eutanasia tras Río, cuando sea el momento será”. Recuperado el 11 de Septiembre del 2016, de

http://www.20minutos.es/deportes/noticia/marieke-vervoort-atleta-paralimpica-eutanasia-juegos-rio-2834455/0/

Naboulsi, Omar. (2016). “Pensaré en la eutanasia después de competir en Río”. Recuperado el 11 de Septiembre del 2016, de http://www.playgroundmag.net/sports/Marieke_Vervoort-eutanasia-Paraimpicos-Rio_de_Janeiro_0_1802819705.html

Río 2016. (2016). Calendario y resultados de Atletismo. Recuperado el 11 de Septiembre del 2016, de https://www.rio2016.com/es/paralimpicos/atletismo-calendario-y-resultados/dia-10

Sánchez Sandoval, Edgar. (2016). Juegos Paralímpicos Río 2016: 5 grandes e imperdibles historias. Recuperado el 11 de Septiembre del 2016, de http://www.publimetro.com.mx/publisport/juegos-paralimpicos-rio-2016-5-grandes-e-imperdibles-historias/XeSpig!d_8ERA_0Ql_A4JR0oXAFbg/

 

 

           

 

En algún lugar de la virtualidad y por los efectos de la tecnología, las ideas se comprimen en una centena de caracteres, se atenúa la intensidad de la confrontación  y en la inmediatez de una tecla, se aligeran los vetustos protocolos de la pompa y la circunstancia…

 

Actualmente, 173 líderes políticos en el mundo  manejan  una cuenta en twitter y usan  etiquetas o hashtags  para conocer la opinión  de los ciudadanos sobre determinados asuntos. La diplomacia digital (Twiplomacy) ofrece posibilidades insólitas pero también constituye un reto. El polémico encuentro del presidente de México, Enrique Peña Nieto con un ciudadano estadounidense que aspira a la presidencia de su país, es un ejemplo de las intermitencias digitales de la diplomacia, evidencia inequívoca del cambio en los usos y costumbres provocados por la tecnología que suaviza las formalidades tradicionales con la brevedad y la inmediatez de las redes sociales abriendo un canal insólito de comunicación entre la población y la clase gobernante.

 

El desafortunado episodio Peña-Trump inició con un inesperado mensaje del presidente Peña en su cuenta de twitter confirmando la visita de Donald Trump a México en respuesta a la invitación que se hiciera en algún momento a los candidatos a la presidencia de Norteamérica, iniciando oficialmente un protocolo inexistente e  insólito. Gracias a la  brevedad característica de los tweets, los argumentos fueron escuetos y las  justificaciones, fugaces pero inmediatamente se expandió el repudio en las redes sociales. 

 

Este gesto inmerecido e innecesario inició en la virtualidad y desvirtuó la diplomacia:  en un encuentro privado se abordaron las ofensas públicas de Trump al pueblo mexicano y  en la conferencia de prensa, frente a los medios y a la ciudadanía, resaltaron la impericia diplomática del mandatario y la obstinación del candidato. Las  ambigüedades e imprecisiones respecto al muro, lo que se dijo o no se dijo en este “desencuentro” diplomático se confirmó en las redes sociales: Enrique Peña Nieto afirmó lo que no dijo y Donald Trump confirmó lo que todos saben y que aún ignora el gobierno mexicano. Por todo lo conocido y lo desconocido, este encuentro, y  las desavenencias resultantes y evidentes,  ya se registraron en la edición corregida y aumentada de la Enciclopedia  Global de la Insensatez, los Disparates y el Absurdo como el mejor ejemplo del peor uso de las redes sociales, como la excepción que confirma los riesgos de la diplomacia digital y como el veredicto inapelable contra las ofensas a la inteligencia.

 

Me queda claro que todas las innovaciones ofrecen posibilidades y riesgos, que el uso irresponsable de cualquier artificio tendrá repercusiones insospechadas y que la estupidez  siempre saldrá a relucir. Aún no exploramos los confines de la  virtualidad pero el trayecto exige la consolidación del raciocinio para deambular sin tropiezos en el entorno digital, para comprimir las ideas en una centena de caracteres,  para atenuar  la intensidad de la confrontación   y  aligerar los protocolos de la pompa y la circunstancia…  

 

 

 

Fuentes

 

AFP. (s.f.). Vida en la Red. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.montevideo.com.uy/contenido/Twitter-y-las-redes-sociales-nuevo-desafio-para-la-diplomacia-de-EEUU-194528?plantilla=1149

  1. (2016). Arrastra Trump a México al ‘infierno’ diplomático. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.vanguardia.com.mx/articulo/arrastra-trump-mexico-al-infierno-diplomatico

BBC Mundo. (2016). Las razones de Enrique Peña Nieto para invitar a Donald Trump a México. Recuperado el 4 de Septiembre del 2016, de http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37233843

Dawkings, R. (2016). El gen egoísta. Las bases biológicas de nuestra conducta. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/944.pdf

EFE. (2016). Twitter, la red social preferida para la diplomacia digital. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.eluniversal.com.mx/articulo/techbit/2016/06/1/twitter-la-red-social-preferida-para-la-diplomacia-digital

Manfredi, Juan Luis. (2016). El desafío de la diplomacia digital. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/web/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari15-2014-manfredi-desafio-diplomacia-digital

Manfredi, Juan Luis. (2016). Hacia la nueva diplomacia en Red. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.politicaexterior.com/articulos/politica-exterior/hacia-la-nueva-diplomacia-en-red/

Martínez Ahrens, Jan y Ayuso, Silvia. (2016). Trump se reúne con Peña Nieto tras meses de ataques a México. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/31/estados_unidos/1472606963_908967.html

Néspola, María Celeste. (2016). El nuevo paradigma en la diplomacia. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, del http://fido.palermo.edu/servicios_dyc/publicacionesdc/vista/detalle_articulo.php?id_articulo=8591&id_libro=399

Ortega, Almudena. (2016). México anuncia la visita de Donald Trump y se forma un huracán de memes. Recuperado el 4 de Septiembre del 2016, de http://www.20minutos.es/noticia/2826771/0/pena-nieto-donald-trump-memes-reunion/

Ramírez, Carlos. (2016). Visita de Trump, terrible falla de comunicación social/política. Recuperado el 3 de Septiembre del 2016, de http://www.debate.com.mx/opinion/Visita-de-Trump-terrible-falla-de-comunicacion-socialpolitica-20160901-0153.html

“La vida no es la que uno vivió,

sino la que uno recuerda y

cómo la recuerda para contarla”.

Gabriel García Márquez

En algún lugar de la genealogía, el pasado se transforma en una oportunidad para reinventar episodios remotos; en las cuestiones del parentesco, lo único incuestionable es la majestuosidad de las ruinas porque las vivencias no se fosilizan, y por eso, las memorias fluyen  a la idealización  y la historia se reescribe una y otra vez…

 

            La historia de las naciones se distorsiona hacia el ángulo de la perspectiva oficial,  cada régimen reivindica a los héroes desprestigiados y en ese contoneo, los villanos resultan víctimas de las circunstancias y el heroísmo de los próceres se reduce a un afortunado oportunismo.  Por una inexorable deducción y según mi leal saber y entender, este fenómeno altera la historia de las familias, al menos la historia de la mía. He comprobado que el transcurso del tiempo idealiza la personalidad de los abuelos y embellece los rasgos de los bisabuelos. La ficcionalización del linaje es un proceso consecutivo y acumulativo que se agudiza por la falta de evidencias tangibles, documentales o fotográficas.

 

Hace muchos, muchos años, escuché las remembranzas de mi padre;  ante el retrato de un abuelo que no conocí, narraba con lujo de detalles las aventuras y desventuras de la parentela, paterna y materna,  pero en aquel árbol genealógico permanecían muchas ramas sin identificar porque un romántico misterio envolvía la procedencia de los bisabuelos  y el motivo de sus migraciones se perdía entre mil y un calamidades y tragedias.  La fuerza de la tradición oral no declinó con el fallecimiento de mi padre porque mis hermanos mayores asumieron con una férrea convicción la intrincada tarea de recuperar y transmitir los avatares de los ancestros. Fue entonces cuando se produjo el primer giro en la historia y de pronto, alguien mencionó a una tatarabuela inglesa que desembarcó en un pueblo de madera, de la nada surgió un pariente lejano y desconocido de origen chino  y en aquel insólito mestizaje se extinguió  el gen de los ojos azules que algún día tendrán mis bisnietos. Y recientemente descubrieron que el  padrastro de mi madre aparentaba ser un albañil para ocultar sus actividades en el bajo mundo como traficante de licor.

 

La historia fue complicándose por la acumulación de recuerdos, hilvanando pacientemente un sin fin de cabos sueltos, que se confirmaron por alguien que alguna vez conoció al vecino del tío de mi bisabuela paterna. Y ahora, resulta que en una hermosa ciudad colonial existe una avenida con el nombre de un pariente que nunca tuve y hasta ahora me entero de que mi apellido  no es auténtico porque lo cambió una noble doncella huyendo de la perversidad de unos desalmados sin abuela y de que en la estancia de una hacienda provinciana conservan el retrato de un valeroso médico militar que nunca se casó con la madre de alguien porque falleció en la famosa epidemia de nostalgia trajeron los franceses.

 

Le confieso que la versión de la epidemia de nostalgia me convence más que las desventuras de una madre soltera a principios del siglo XX y estoy considerando omitir la siniestra personalidad del padrastro mafioso en la historia familiar que algún día relataré a mis nietos.  Y no! … desafortunadamente las  evidencias que corroboran las fantasiosas ramificaciones de este árbol se perdieron en el tremendo aguacero que provocó Tláloc cuando entró a la Ciudad de México. La única certeza es que se incorporarán nuevos personajes que enfrentarán catástrofes inauditas en la lucha existencial porque las vivencias no se fosilizan y en las cuestiones del parentesco, las memorias fluyen  a la idealización  y la historia se reescribe una y otra vez…

 

 

 

 

Fuente:

 

García Márquez, Gabriel. (2002). Vivir para contarla. Recuperado el 5 de agosto  del 2016, de http://www.moreliain.com/secciones/CULTYTRAD/libros/Gabriel%20Garcia%20Marquez%20-%20Vivir%20para%20contarla.pdf

 

 

 

 

El umbral del conocimiento

 

“El primer paso para hacer la diferencia es creer que puedes lograrlo.                                           Porque ya que lo haces avanzaste la mitad del camino para hacerlo. A veces te sientes sin poder alguno y muy pequeño, pero la realidad es distinta. La cosas se ven así porque nos han hecho creer que no tenemos poder.”

Aaron Swartz

 

En algún lugar inescrutable, más allá del umbral de lo aparente y custodiado por  las versiones del poder, se encuentra el único acceso a la verdad; de cuando en cuando, surgen genios temerarios que rompen los eslabones que encadenan al conocimiento…

En el imperio de mercado, el conocimiento continúa custodiado por los poderes fácticos; el acceso a contenidos académicos, científicos y legales está restringido y exageradamente controlado: la evidencia es la desproporción en el castigo a los temerarios que infringen los mecanismos de ese control.

Este 16 de Agosto,  Julian Assange, el fundador del sitio Wikileaks, cumplió 4 años como refugiado en la embajada de Ecuador para evitar su extradición a los Estados Unidos y ser juzgado por las filtraciones publicadas en la red y la divulgación del video “Asesino colateral” que mostraba el ataque indiscriminado a la población civil en Irak grabado por el marine norteamericano; Manning, estuvo confinado en solitario en Quantico y cumple una condena de 35 años por el cargo de traición al filtrar cables diplomáticos y militares a Wikileaks.

Y fue también el caso de Aaron Swartz: el genio que a los 14 años ingresó a la Universidad de Stanford y que a esa edad contribuyó en la creación de los estándares para compartir y diseminar contenidos –blogs-;  el activista  contra la censura en la red que dirigió las protestas  contra la  ley SOPA; el  protagonista solitario de la “Primavera académica”. En 2011 fue arrestado por fraude informático por la obtención de material académico de ordenadores protegidos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Fue declarado inocente de ese cargo  pero  fue acusado por autoridades federales por el  acceso ilegal a un servicio de distribución de revistas científicas y literarias restringido a suscriptores y descargar 4.8 millones de artículos y documentos con la intención de liberarlos, lo que se castigaría con “una sentencia enormemente exagerada (35 años de prisión y multas por un millón de dólares) que equiparaba un gesto a favor del conocimiento libre a un acto de terrorismo”.

Pero esa infame sentencia quedará pendiente porque Aaron decidió terminar su lucha contra  la censura. El caudillo cibernético de la libertad del conocimiento se suicidó el 11 de enero del 2013 a los 26 años. Con su muerte se escribe un episodio más en la interminable crónica de los abusos del poder y también, se esclarecen las incertidumbres sombrías que alguna vez lo afligieron al confrontar  los ideales con  la realidad, el debate inexorable en todas las causas y el compromiso ineludible de todos los héroes. En el 2007 Swartz escribió en su blog: “Hay un momento, en que la vida ya no se disfruta como vida, cuando el mundo parece ir más despacio y todos sus innumerables detalles repentinamente se hacen brillantes, dolorosamente claros”.

Necesitamos más héroes. Gracias a la convicción humanitaria de personajes como Swartz, Manning y Assange, el advenimiento de la sociedad del conocimiento  no se vislumbra tan lejano. Quiero creer que surgirán más genios y temerarios  dispuestos a  derrocar a la ignorancia, que es la versión más aberrante de la opresión, y que ellos romperán los eslabones que encadenan al conocimiento…

 Fuentes

Fuentes:

Ayuso, Silvia. (2014). La última batalla de Chelsea Manning. Recuperado el 19 de agosto del 2016, de http://internacional.elpais.com/internacional/2014/08/22/actualidad/1408734231_825838.html

Domínguez Cebrián, Belén. (2014). “Estados Unidos va hacia atrás en materia de derechos humanos”. Recuperado el 19 de agosto del 2016, de  http://internacional.elpais.com/internacional/2014/12/09/actualidad/1418150150_490704.html

Escobar, Ana Cecilia. (2013).  Las frases más poderosas de Aaron Swartz. Recuperado el 19 de agosto del 2016, de http://www.swagger.mx/radar/las-frases-mas-poderosas-de-aaron-swartz

Lara, Ivonne. (2015). Aaron Swartz, el chico perseguido por hacer magia. Recuperado el 19 de agosto del 2016, de https://hipertextual.com/2015/09/aaron-swartz-perseguido

Martínez Gallardo, Alejandro. (2013). Se suicida Aaron Swartz a los 26 años, una de las mentes más brillantes en la historia de Internet. Recuperado el 19 de agosto del 2016, de http://pijamasurf.com/2013/01/se-suicida-aaron-swartz-a-los-26-anos-una-de-las-mentes-mas-brillantes-en-la-historia-de-internet/

Paone, Mariangela. (2013)  ¿Demócratas o traidores? Recuperado el 19 de agosto del 2016, de http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/24/actualidad/1372099068_835864.html

 

En algún lugar del pasado, sobre los archivos empolvados por el olvido y las imágenes desdibujadas por el silencio  persiste un afán inquebrantable que alienta los versos de una  férrea convicción y  esclarece el turbio entorno de la perversidad…

 

La cancillería alemana desclasificó los archivos de la Colonia Dignidad revelando su  complicidad con los dictadores sudamericanos en el financiamiento de una comuna agraria fundada por un exmilitar nazi en Chile. La BBC divulgó los detalles  de la investigación de Max Seitz  que exhibe las brutalidades cometidas cotidianamente gracias al silencio de las autoridades que lo encubrieron durante la Operación Cóndor que flageló a los países del Cono Sur con formas inauditas de tormento.

 

Uno entre miles, fue el suplicio del poeta argentino Juan Gelman  en la perseverante búsqueda de su familia a través del encubrimiento oficial. El caso Gelman es una de las historias de duelo y esperanza que se han escrito al margen de la historia oficial de las dictaduras en América del Sur en los años 70´s y su feliz desenlace confirmó el grado de perversidad en la represión de la disidencia.

 

            Por  el  “realismo crítico” de sus artículos, Juan Gelman se exilió en 1975 cuando el régimen militar tomó el poder en Argentina. Así como él, un número indefinido pero significativo de argentinos se vieron forzados a abandonar el país huyendo de las aprehensiones y la tortura. Pero el exilio fue también la causa de la angustia que entristeció gran parte de su vida: el 24 de agosto de 1976, cuando los militares lo buscaron para aprehenderlo, Gelman ya estaba en el exilio, en su domicilio encontraron a su hijo Marcelo de 20 años y a Claudia, su nuera, de 19 años con siete meses de embarazo y los llevaron a un centro de detención clandestino.

 

Como en muchos casos de desapariciones forzadas se desconocía el destino de los detenidos, solo podían hilvanarse indicios para reconstruir los últimos días de su tormento. Y así lo hizo Gelman. Buscó a Marcelo entre las omisiones y las falsedades en las listas negras de las desapariciones forzadas y encontró su cadáver 13 años después en el fondo del Río San Fernando con un disparo en la nuca en un tambo entre 200 kilos de arena y cemento. El poeta recuperó detalles de la memoria de sobrevivientes y testigos del Plan Cóndor y  supo que Claudia  fue trasladada en secreto a Uruguay donde dio a luz en el Hospital Militar del que salió con un bebé en brazos para perderse sin dejar rastro; su cuerpo no ha sido localizado y durante  años se desconoció la identidad del bebé.

 

En 1999 con la determinación que prodiga la certeza y cansado de las evasivas  del gobierno uruguayo Gelman escribió una carta abierta al entonces presidente Julio María Sanguinetti.  La carta se publicó en el periódico “Página 12” y en cuestión de días, el presidente Sanguinetti recibió cartas de 115 poetas de 71 países y 20,000 firmas de Alemania en apoyo al poeta que reclamaba su derecho a sentirse abuelo. Un mes después, el presidente respondió que: “en territorio uruguayo no se han denunciado casos de pérdida de identidad de menores como los que han ocurrido en Argentina. Los menores hijos de uruguayos que se han denunciado en esta situación han sido todos ellos víctimas de circunstancias que tuvieron su escenario en territorio argentino.”

 

Pero la publicación de las cartas de Gelman, y de todas las celebridades que apoyaron al poeta logró que este caso, entre miles, se esclareciera. El reclamo de Gelman fue atendido en el siguiente régimen por el presidente Jorge Batlle cuando  la investigación confirmó todos los indicios: la nieta de Gelman fue entregada en el hogar de un oficial de la policía uruguaya y la llamaron Macarena. El 30 de Marzo del 2000, cuando ella tenía  veintitrés años, conoció las circunstancias de su nacimiento, el nombre de sus padres biológicos y al valeroso abuelo que la buscó sin cesar. Desde entonces, Macarena es un “símbolo de la lucha contra la impunidad de las dictaduras del Cono Sur” que no pueden investigarse porque lo impide la Ley de Caducidad.

 

Este episodio reveló la complicidad entre las dictaduras  pero sobre todo exhibió los extremos de la condición humana: la perversidad absoluta en el ejercicio de un poder represivo y el aliento que no claudica en la denuncia de las injusticias ni se resigna en la búsqueda de la verdad. El encuentro de Gelman y Macarena fue un final feliz pero excepcional porque aún ahora muchos  abuelos y abuelas buscan a los hijos de sus hijos desaparecidos durante la dictadura que fueron entregados a las familias de militares o funcionarios del régimen. Aún no es posible determinar un número y nadie se atreve a hacer una aproximación, pero muchos ciudadanos viven con una identidad ficticia, ajenos a su verdadera genealogía y a los abuelos que aún los buscan porque no hay regímenes, leyes, ni decretos que extingan a la férrea convicción por esclarecer el turbio entorno de la perversidad…

 

 

Fuentes

 

Bruschtein, L. (2000). “No quedan casi dudas: todos los datos coinciden”. Al llegar a Montevideo el jueves, Juan Gelman ya conocía la identidad de su nieta. Página/12.  Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://www.desaparecidos.org/arg/voces/ensayos/gelman.html

Cañas. G. (2008). Macarena Gelman: “Fui un regalo robado”. Entrevista. La Nación. Recuperado el 6 de agosto del 2016, de http://www.lanacion.com.ar/1038048-macarena-gelman-fui-un-regalo-robado

Diario Registrado. (2014). La carta de Juan Gelman en la búsqueda de su nieta apropiada. El poder de las palabras. Diario Registrado. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://www.diarioregistrado.com/cultura/85604-la-carta-de-juan-gelman-en-la-busqueda-de-su-nieta-apropiada.html

EFE. (2014). Nieta de Juan Gelman viaja a México para funeral. El Universal. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de  http://www.eluniversal.com.mx/cultura/2014/juan-gelman-nieta-macarena-fuenral-mexico-979685.html

El País. (2014). Juan Gelman en cinco poemas. El País. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://cultura.elpais.com/cultura/2014/01/15/actualidad/1389792463_553278.html

Fuentes:

Gelman, J. (1999). Carta abierta al presidente Sanguinetti. Desaparecidos. Recuperado el 5 de agosto  del 2016, de http://www.desaparecidos.org/arg/voces/ensayos/gelman.html

Gorodischer, V. (2014). Juan Gelman: el poeta del lenguaje sin fronteras. La Nación. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://www.lanacion.com.ar/1656106-juan-gelman-el-poeta-del-lenguaje-sin-fronteras

La Red 21. (2014). Biografía de Juan Gelman. Red 21. Cultura. Recuperado el 5 de agosto  del 2016, de http://www.lr21.com.uy/cultura/1154172-biografia-de-juan-gelman

La Vanduardia. (2014). Juan Gelman, inventor de palabras y poeta contra el olvido. La Vanguardia. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://www.lavanguardia.com/cultura/20140115/54399150127/juan-gelman-inventor-de-palabras-y-poeta-contra-el-olvido.html

Los poetas (s/f). La poesía de Juan Gelman. Los poetas. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://www.los-poetas.com/c/gelman1.htm

Página/12. (1999). La primera respuesta de Sanguineti a Gelman. Página/12. Recuperado el 5 de agosto del 2016, de http://www.pagina12.com.ar/1999/99-11/99-11-07/pag16.htm

Rojas, C. (2014). Juan Gelman: la dignidad poética. INBA. Recuperado el 5 de agosto del  2016, de http://www.literatura.bellasartes.gob.mx/acervos/index.php/recursos/articulos/semblanzas/1713-gelman-juan-semblanza

Seitz, Max. (2016). Exclusivo de BBC Mundo: los macabros detalles de Colonia Dignidad que escondían los archivos recién desclasificados por Alemania. Recuperado el 14 de Agosto del 2016, de http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-36792543